27 de agosto de 2016

Hace calor

Ilustración: Raquel Feria Legrand 
Hace calor, la mente se abotaga y pierde su capacidad de pensar. El instinto de supervivencia anula otras facultades y se centra en el objetivo vital de hallar un lugar donde el sol no condene a la evaporación.

Escribir exige ciertas condiciones ambientales, un entorno propicio y que es distinto para cada autor. Se puede escribir con ruido y con silencio, a mano o a máquina, aquí y allí, pero no hay quien hilvane una frase coherente cuando la temperatura excede los 37 ºC. La memoria recuerda que en la nevera hay una botella de horchata fría y pierdes la concentración. Casi aprecias su sabor invadiendo lentamente la boca cuando abres el frigo y sientes ese golpe refrescante que invita a quedarse ahí, frente al portal del cielo. Viertes el líquido delicioso en un vaso y para cuando te lo acercas a los labios, hierve.

Vuelta a la mesa de trabajo con la frustración de haber fracasado en ese intento por amortiguar la canícula. El bar de la esquina tiene aire acondicionado, pero nadie te asegura que llegues vivo a destino porque antes debes atravesar el fuego del infierno. El ordenador también desprende calor, que suma unas décimas. La cama te susurra que vayas, que te acuestes y descanses hasta que pase lo peor. La tentación es poderosa. Tirarse como una colilla sobre las sábanas o ponerse bajo la ducha. Tremenda elección. Lástima que el ordenador no sea sumergible ni sepa nadar.

1 de agosto de 2016

Descolonizar el lenguaje

Descolonizar el lenguaje, de Patricia de Souza, es una obra que reúne muchas voces, voces femeninas, voces de mujer, y el deseo de poder ser, de ser y de construirse a través de la escritura.

Desde el positivismo de Flora Tristán: «Si yo quiero, yo puedo», su conciencia social, lúcida y capaz, arranca un ensayo de mujeres insumisas, convencidas de la igualdad y la libertad, para las que la Literatura es un lugar en el que crear su vida. Madame de Estaël usaba la palabra paria para nombrar a las mujeres que cultivaban las letras, comparándolas con los parias de la India. Teresa de Ávila nos traslada a la vida interior, a una experiencia mística e íntima, la escritura será una abstracción, otra forma de amar. Marguerite Duras es la que se muestra en cada palabra, la que habla sin tapujos, de su madre, de sus hermanos, de sus amantes… Transgrede porque es libre, se da cuando escribe. Clarice Lispector y su literatura intimista, a medio camino entre el mundo del inconsciente y mundo concreto. Ella es el grito que resiste. Virginia Woolf es la mujer en ruptura con la realidad que le toca vivir. Escribe como forma de rebelarse, para salvarse creando y milita en la grey de las mujeres que ansían su independencia, consciente que esta pasa por conseguir la autonomía económica. Catherine Pozzi, que siente la necesidad de escribir para existir. Marina Tsvietáieva una madre que escribe, trabaja y se pelea con las palabras. Elena Garro, Simone Weil, Blanca Varela, Michel Foulcaut… Y Patricia de Souza, que une todas las voces y las presenta desde una perspectiva nueva: la mujer como individuo con discurso, capaz de construir una tradición y un saber.

Título: Descolonizar el lenguaje
Autora: Patricia de Souza
Ediciones: Los libros de la Mujer Rota
Páginas: 124

25 de julio de 2016

Yo Tarzán

Si Edgar Rice Burroughs, aquel tipo de Chicago que fue de todo antes de dedicarse a escribir, desde afilador de lápices hasta soldado del Séptimo de Caballería, hubiera podido prever el éxito del personaje que creó en 1912 para la revista All Story Magazine…

Tarzán fue desde el principio un éxito, quizá propiciado por la fascinación que provocaba entonces un lugar tan desconocido como África y porque por aquellos días la literatura, como forma de entretenimiento, carecía de competencia, pues no existía la televisión ni la radio y el cine aún no tenía la capacidad de crear mitos universales.

Con los beneficios de su obra, una veintena larga de novelas que tuvieron al hombre mono como protagonista, Burroughs se compró un rancho al que llamó Tarzana. Alrededor de este rancho creció un pueblo con el mismo nombre.

Luego Tarzán se convirtió en seriales de radio y de televisión, en musical en Broadway, en cómics... El cine encontró un filón en las aventuras de Tarzán, más de doscientas películas con Tarzán como protagonista se han estrenado, la primera, en 1918. 
Elmo Lincoln, Tarzán de los Monos, 1918

12 de julio de 2016

Otoño desde mi ventana

Julia se precipita al vacío desde una ventana, mientras cae, durante unas fracciones de minuto, se arrepiente. Si se hubiera atrevido a hablar… Si hubiera podido abrir su alma y compartir su pesar… Pero algo le impidió comunicar su drama y ahora ya no hay marcha atrás.

El suicidio de alguien cercano conmociona, deja un sentimiento de culpa en quienes estuvieron junto a esa persona que ha optado por poner fin a sus días. ¿Cómo no supe detectar algún indicio? ¿Por qué no me dijo que se encontraba al límite? ¿Pude haberlo impedido? Dolor y dudas. Dolor por el desenlace imprevisto. Preguntas, muchas preguntas que hostigan la mente y torturan al corazón.

Otoño desde mi ventana habla de un tema tabú: el suicidio. En este caso provoca mayor perturbación porque se trata de una chica de 16 años, con todo el futuro por delante. Los padres de Julia, su abuela, sus amigas, los compañeros y compañeras del instituto… Todos quedan salpicados por esa muerte incomprensible.

Clara Fuertes realiza una descripción magnífica de tantos sentimientos alterados, de esas emociones que convulsionan durante largo tiempo, porque para hallar la paz, la mente necesita entender, dar respuesta a tamaña incertidumbre. La trama avanza magnética y brutal y el lector llega a sentir la curiosidad de los personajes como propia, contagiado de sus ganas de saber. Aunque el conocimiento espanta, pues la verdad llega causando heridas.

La relación de una pareja aniquilada por la rutina. La relación entre una madre y su hija adolescente, siempre complicada. La relación de amistad entre jóvenes. Las relaciones humanas, en suma, plagadas de afecto, de aristas cortantes, de capacidad de perdón y superación de conflictos. Todos estos planteamientos quedan perfectamente descritos por Clara Fuertes en su novela. Pero la autora aún guarda un elemento sorpresa para el desenlace, el bullyng y los abusos sexuales, asuntos candentes en nuestra sociedad, toman protagonismo y cierran una trama emotiva, dura y tratada con exquisita sensibilidad.

Otoño desde mi ventana es además una lectura obligada para padres y adolescentes, que se verán reflejados en situaciones conocidas y podrán tomar buena nota sobre cómo superar la etapa difícil de la adolescencia, haciendo prevalecer siempre el cariño, la sinceridad y la comunicación.

Autora: Clara Fuertes
Editorial: Editado por la autora
Páginas: 281

4 de julio de 2016

IX Encuentro de escritoras aragonesas Brioleta

Los días 1, 2 y 3 de julio se ha celebrado el IX Encuentro de escritoras aragonesas Brioleta, en la localidad de Yésero (Huesca). Organizado por Comarca Alto Gállego y con la colaboración del Ayuntamiento de Yésero. En esta ocasión las autoras invitadas eran: Clara Castán, Margarita Barbáchano, María Dubón, Marta Domínguez Alonso y Ana Cristina Vicén.
María Dubón, firma de ejemplares en Brioleta 2016


El programa de este año ha sido el siguiente:

Viernes 1
20:30 h. Recepción de las invitadas en el Ayuntamiento.
22 h. Inauguración del encuentro en Yésero, por la alcaldesa de Yésero y consejera de Cultura de la Comarca Alto Gállego y la Presidenta de la Comarca Alto Gállego.
22:15 h. Velada literaria. Coordina: Reyes Guillén.

Sábado 2
10 h. Visita guiada al Centro de la Pez de Yésero.
11 h. Taller y sesión de Cuentacuentos a cargo de Carmen Conguantes (entrada libre)
16 h. Apertura stand de Libros en femenino y visita a la exposición fotográfica Mujeres Altoaragonesas.
17 h. Mesa redonda: «¿Por qué escribimos?»: Clara Castán, Margarita Barbáchano, María Dubón, Marta Domínguez Alonso y Ana Cristina Vicén.
19:30 h. Panel de experiencias titulada Los libros nos abrigan más que las chaquetas. Las tertulias como espacio de acogida, respeto, aprendizaje y revolución, a cargo de Carmen Carramiñana.
22:30 h. Actuación teatral a cargo de Mujeres en Solfa, por La Chaminera (entrada libre).

Domingo 3
10:30 h. Apertura stand de Libros en femenino.
11 h. Firma de libros de las autoras invitadas.
12 h. Espectáculo musical de jota Ciria y Bueno en aragonés (entrada libre).
13 h. Clausura con Presentación de «El vino de las nieves» de Bodegas Bal minuta.


*Fotos de las jornadas del encuentro Brioleta 2016 en Facebook

27 de junio de 2016

Poesía soy yo

Hablaron y hablan de sus asuntos, de los temas que como mujeres les conciernen: amor, religión, conformismo, parto, sexo, vejez… En Poesía soy yo, Colección Visor de Poesía, se recogen las voces de ochenta y dos autoras nacidas entre 1886 y 1960. Ellas fueron pioneras de la poesía en español de diferentes países y culturas.

Puede pensarse que una obra así resulta innecesaria porque las mujeres ya son visibles en la literatura, escriben, leen y publican, pero no debemos olvidar a nuestras precursoras, a esas figuras literarias femeninas injustamente olvidadas, porque también en el ámbito literario, la igualdad entre hombres y mujeres no es una realidad efectiva.

Título: Poesía soy yo
Autoras: Raquel Lanseros y Ana Merino
Colección:  Visor de Poesía
Páginas: 978



Clase de religión
Soledad Álvarez

Dicen que Dios está en todas partes
que todo lo ve.
¿Estás en todas partes, Dios
todas las guerras el hambre viva los estómagos
embalsamados
el ojo inmenso
de cíclope insomne de Dios, lo ve?

La sangre en la cisura brutal del estupro
el puñal del asesino la ferocidad del malestar
¿y no se espanta Dios no llora no toma partido
la eternidad imperturbable?
Lo nimio también lo ve Dios.
La araña tejiendo el hilo de seda para la presa
la hormiga en busca del alimento

¿también a mí me mira cuando me miro desnuda
frente al espejo
cuando me peino fumo a escondidas quiero matar
y me avergüenzo?
Perdí la virginidad bajo la mirada de Dios.
El gran voyeur.

21 de junio de 2016

Mi lectora

Era la mañana del domingo 5 de junio. Yo firmaba ejemplares de mi poemario Puta en una caseta de la Feria del Libro de Zaragoza. La gente paseaba deteniéndose a mirar los libros expuestos. Algunas personas compraban, otras seguían su camino. A mediodía se acercó una joven vestida de negro. Estuvo mirando el poemario y comentó que ya volvería. En muchos casos es la excusa más socorrida, pero ella regresó para comprar el libro. Media hora más tarde estaba de vuelta en la caseta, con los ojos húmedos y la voz temblorosa. Me dijo que ya había acabado la lectura y que estaba conmovida por mis versos, que la conmoción le duraría todo el día. Me afectó su emoción. Me sentía tan agradecida. Mis palabras habían trascendido más allá del papel, habían contagiado pasión. Esa es mi ambición cuando escribo: emocionar al lector. Aunque solo sea a una.

Unos días después, Sergio, editor que estuvo en una caseta cercana, y yo contactamos a través del correo electrónico para resolver unas cuestiones. En la posdata de uno de sus mensajes me comentaba que me haría llegar una fotografía que le hizo en un banco de la plaza Aragón, donde se ubicaba la Feria, a una lectora de mi poemario. Me mencionó que estaba volcada en la lectura y la interrumpió un instante para pedirle permiso y fotografiarla mientras leía.

Le conté a Sergio la anécdota anterior. Era probable que fuera ella, mi lectora emocionada. Recibí su correo y descargué nerviosa las fotos. Sí. Allí estaba la chica de negro, con mi libro entre las manos. Me hace mucha ilusión tener este recuerdo de ella.

No sé quién es. Tampoco recuerdo su nombre. Firmé unos cuantos libros ese día. Puede que sea Cristina. Si por esas carambolas de la vida doy con ella, me gustaría explicarle esta historia y entregarle las fotos junto con mi agradecimiento.


P.D.: Si te reconoces en la foto, lectora. Por favor, ponte en contacto conmigo. Cerraríamos este precioso círculo que tú abriste.

20 de junio de 2016

Breve antología universal del humor aragonés

Alfonso XIII condecora a Unamuno. El escritor exclama:
_Es para mí un honor recibir esta condecoración que tan merecidamente me otorga.
-¡Caramba, es usted el primero que dice eso! Hasta ahora todos los homenajeados me habían dicho que no merecían tal honor.
_Y probablemente tenían razón.


Antes de empezar a escribir esta reseña sobre un libro que trata del humor somarda, he recurrido al diccionario, no domino la lengua aragonesa, la fabla, y no quiero meter la pata incorporando una definición incorrecta de somarda.

Somarda no aparece en el Diccionario de Aragonés de Andolz. Sí lo hace somardón: marrullero, reservado, egoísta, maxmordón. He tenido que recurrir al «Curso de Oregonés para Foranos Vol. 2, pues» para dar con el término somarda. Aquí encuentro una definición ejemplificada con varios diálogos. El concepto somarda, cito, consiste en decir lo contrario. Usando el efecto somarda con inteligencia, conseguimos descolocar al contrario en un abrir y cerrar de ojos. Ese es el verdadero secreto. Somarda equivale a antítesis, esa figura retórica que consiste en contraponer una frase o una palabra a otra de contraria significación.

Una vez hecha esta aclaración, útil, sin duda, para aquellos que no estén familiarizados con el vocablo, diré que Breve antología universal del humor aragonés, de José Luis Cano, que publica la Institución Fernando el Católico es un libro de humor, una obra que sorprende. Pues el secreto de lo somarda radica en lo inesperado y en lo breve, y basta una palabra para desconcertar mediante la ironía.

Cano recopila ejemplos de humor negro, blanco, inglés, maño, universal en suma. Son frases salidas de bocas ilustres como las de Wilde, Diógenes, Russell, Marcial, Chuang Tzu o Gracián. Agudezas en estado puro. Perlas para los cerdos. Bocados frescos para gourmets. Cano, el coleccionista de aforismos, el recogedor de ocurrencias, nos ofrece un muestrario con lo más granado del humor somarda, y lo hace sin teorías que pueden desembocar en innecesarias descripciones, presentado solo ejemplos que el lector debe coger al vuelo.

Cano, hombre generoso y de buen corazón, no se limita a compartir su colección de ejemplos de somardez, añade a este libro una selección de caricaturas y viñetas que son un regalo, el colofón que cierra de forma brillante una obra antológica, en las dos acepciones de la palabra.

De imprescindible lectura es el prólogo: Ensayo de aproximación, donde José Luis Calvo Carilla desmenuza la labor y el talento de otro José Luis, Cano.

Título: Breve antología universal del humor aragonés
Autor: José Luis Cano
Editorial: Institución Fernando el Católico
Páginas: 225

13 de junio de 2016

Seguir creando

La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, se ha reunido hoy en Madrid con una representación de la Plataforma Seguir Creando para conocer de forma directa la situación por la que atraviesan los creadores jubilados, cuya pensión es incompatible con su labor profesional, según la legislación vigente. El portavoz del colectivo Manuel Rico valora el encuentro positivamente.

Durante el último año, cientos de profesionales de la creación son inspeccionados por el Ministerio de Hacienda. El Ministerio pretende el cumplimiento de la actual norma que impide compatibilizar la pensión de jubilación con la percepción de ingresos esporádicos procedentes de trabajos creativos. Esta situación animó a los creadores a constituir en noviembre de 2015 la Plataforma Seguir Creando, siendo su principal objetivo que cualquier autor desarrolle su actividad de forma remunerada tras su jubilación y sin dejar de percibir la pensión que le corresponde.

Otros compromisos de Seguir Creando son: paralizar los procesos iniciados contra autores, iniciar una negociación entre entidades profesionales y la Administración para modificar la actual normativa y elaborar una nueva legislación que elimine estas trabas.

9 de junio de 2016

Pessoa y sus otros

Primero sé libre; después pide la libertad.
Pessoa de niño

El poeta, escritor y lingüista Fernando Pessoa nació en Lisboa el 13 de junio de 1888. Su padre murió cuando solo tenía 5 años y un año después falleció su hermano pequeño. Su madre volvió a casarse en segundas nupcias con un militar portugués desplazado en Sudáfrica. Pessoa recibió una educación inglesa, hablaba perfectamente inglés porque Durban, Sudáfrica, era una colonia británica, esto le permitió ser traductor y conocer a fondo la literatura inglesa.

La obra poética de Pessoa, que permaneció inédita en buena parte hasta su muerte, es profunda y experimental, en cuanto a las diferentes perspectivas que Pessoa aporta desde algunos de sus heterónimos, que llevó al extremo, pues casi toda su obra literaria apareció firmada con sus nombres: Alberto Caeiro, Álvaro de Campos, Bernardo Soares y Ricardo Reis… Todos ellos tenían una compleja y detallada biografía e incluso se enzarzaban entre sí en algunos de sus escritos o criticaban al propio Pessoa. Su compleja personalidad le convirtió en un escritor de vanguardias.

Pessoa escribió en inglés y también en portugués, pero apenas publicó nada en esta lengua mientras estuvo vivo. Pessoa falleció a los 47 años y corre la leyenda de que lo hizo clamando por sus heterónimos, que, más que pseudónimos, fueron él mismo, y eran 72. Dicen que la última frase que escribió fue know not what tomorrow will bring (No sé lo que pasará mañana).

2 de junio de 2016

Parnaso 2.0 libro y aplicación

Ya tengo mi ejemplar de Parnaso 2.0, proyecto en el que participo y que han desarrollado el Gobierno aragonés y la Universidad de Zaragoza. Tiene como finalidad promocionar la poesía publicada en Aragón.

Se han catalogado las obras de 110 poetas que han publicado algún libro en el siglo XXI y a través de la aplicación móvil, que ya está disponible para sistema IOS  y Androides posible leer más de un millar de poemas.