El nuevo periodismo

Escojamos al azar un diario cualquiera, si es la edición del domingo, mejor. Al ir pasando las páginas observaremos que la cantidad de artículos de opinión es casi más elevada que las noticias propiamente dichas. Columnas con las opiniones de especialistas que analizan las noticias más relevantes de cada sección. Estudios que ayudan a comprender y amplían ciertos temas. Tribunas de debate que presentan diferentes enfoques del mismo hecho. Artículos de importantes autores sobre asuntos diversos... Esta proliferación contrasta con lo que era la prensa escrita hace sólo una década.
En sus inicios, el periodismo fue sinónimo de opinión o, más precisamente, de periodismo ideológico. Podríamos hacer la siguiente clasificación de su evolución hasta nuestros días: periodismo ideológico, informativo y de explicación o interpretativo.

La libertad de prensa se instauró en Francia en el año 1788, y en parte motivó que apareciesen publicaciones de diversa índole. En esta época la prensa difunde ideas y expresa opiniones, la política y la literatura generan el periodismo, los escritores son los primeros periodistas y la Ilustración y la Revolución dan pie a que surjan grandes plumas.

Los avances tecnológicos: rotativa, linotipia, telégrafo, fotografía, ferrocarril contribuyeron más tarde a que el periodismo informativo adquiriese una preponderancia. Quizás surgió como válvula de escape a la presión ejercida por los poderes políticos o simplemente evolucionó para satisfacer las demandas de un público más extenso. El caso es que el periodismo informativo adquirió relevancia y una de sus premisas básicas era la de despojar la noticia de cualquier visión personal. En este momento se separa la noticia, los hechos, de la opinión, comentarios. La distinción entre información y opinión se hace tan rigurosa que los diarios dedican páginas exclusivas a cada una de estas parcelas.

En la actualidad, las noticias se suceden muy rápido y los medios técnicos permiten la instantaneidad, así surge un nuevo tipo de noticias cortas, con abundante material gráfico, destinadas a captar la atención del público y ganar lectores-clientes, asimismo surgen los análisis, los juicios, los estudios pormenorizados, la interpretación y se produce una vuelta a la opinión.

La competencia entre los medios en feroz y el público valora que se le ofrezcan las noticias al instante, por esta razón cada vez más el periodista confecciona sus textos sin salir a la calle, con material de Internet, cables de las agencias, entrevistas telefónicas. La rapidez se impone a la hora de dar la noticia y las versiones on-line de los periódicos cambian su portada en cuestión de minutos, frente a esta celeridad se encuentra la edición escrita, que con 24 horas de distancia permite un seguimiento más sosegado de la noticia, un distanciamiento, una reflexión y una interrelación con otros hechos, algo que le agrega valor a la noticia escueta.

Los diarios de este siglo tendrán que encontrar ese difícil equilibrio entre ofrecer a sus lectores informaciones que respondan a las seis preguntas básicas e incluyan además todos los antecedentes y el contexto que esas informaciones necesitan para ser entendidas sin dificultad, pero también tendrán que incluir en la edición de cada día un puñado de historias contadas por cronistas que sepan narrar bien.

Comentarios

  1. Fantástico este acercamiento al periodismo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tú eres el destinatario de este blog y tu opinión, siempre que sea respetuosa y relacionada con el tema de cada post, nos interesa a todos. El resto, se suprimirá.