Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2005

La escafandra y la mariposa

Imagen
Hay escritores que nos seducen por su estilo, por su sensibilidad, por su cultura, por su capacidad comunicadora… Jean-Dominique Bauby admira por su tesón, su energía personal y su afán de superación. A los 44 años, un problema cardiovascular lo dejó durante veinte días en un coma profundo, del que despertó con el cuerpo paralizado por entero, salvo el ojo izquierdo. Este ojo se convirtió en su único contacto con el mundo y en estas condiciones escribió las 130 páginas del libro La escafandra y la mariposa. Componía el texto en su cabeza, lo corregía y lo memorizaba para luego dictárselo letra por letra a un transcriptor mediante el parpadeo.

Aunque la situación que describe la obra es enormemente impactante y dramática, lo que más impresiona es la serenidad, la alegría y la pizca de ironía con las que Bauby resiste dentro de la “escafandra” que es su cuerpo, no siente pena de sí mismo porque su mente puede vagar como una mariposa. “Necesito como el aire que respiro sentirme conmovido,…

Deseo

DESEO, Rabindranath Tagore
Deseo decirte las palabras más profundas, pero no me atrevo, pues temo tu burla. Por ello me río de mí mismo y transformo en bromas mi secreto. Me burlo de mi dolor, para que no te burles tú.
Deseo decirte las palabras más sinceras, pero no me atrevo, pues temo que no me creas. Por ello las disfrazo de mentiras y digo lo contrario de lo que pienso. Me esfuerzo en que mi dolor parezca absurdo para que no te lo parezca a ti.
Deseo decirte las palabras más valiosas, pero no me atrevo, pues temo no ser correspondido. Por ello te nombro duramente y me enorgullezco de mi insensibilidad.
Deseo sentarme silenciosamente a tu lado, pero no me atrevo, pues temo que mis labios traicionen mi corazón. Por ello hablo disparatadamente, escondiendo mi corazón tras mis palabras. Trato a mi pena con dureza, para que no lo hagas tú.
Deseo alejarme de ti, pero no me atrevo, pues temo que descubras mi cobardía. Por ello levanto la cabeza y me acerco a ti con aire indiferente. La con…