Entradas

Mostrando entradas de abril, 2006

Hogueras de letras

Imagen
10  mayo 1933 Opernplatz  Berlín
"Allí donde queman libros, acaban quemando hombres", Heinrich Heine.

Poesía creativa

Comencé y acabé el mismo día un curso de poesía creativa. Estaba convencida de que con un poco de ayuda conseguiría pulir mis versos y escribir Poesía. Sí, Poesía con mayúscula, de esa que deja su huella en el alma de quien la lee.

Preparé mi libreta y afilé mi pluma. Con la cabeza llena de ideas y el corazón brincando emocionado, me lancé al mar de las palabras, pero ¡oh desengaño! Navegaba a la deriva entre consejos manidos: escribir solo cuando se esté predispuesto, aprender de los grandes poetas, usar el lenguaje con precisión, escuchar el ritmo, buscar la armonía...

Naufragué enseguida: muestre lo que lleva escondido, interróguese, diga lo esencial, sugiera, construya un mundo, déjese influir, recurra a la cantera de su memoria, evoque un sueño, experimente, cree fuego desde una chispa, sea natural, conciso...

No me enseñaron lo que necesitaba saber. ¿Cómo rayos se consigue transformar una emoción en Poesía? Mis versos nacen de una íntima necesidad y del instinto que me los dicta, …

Cómo criticar el libro de un amigo

Si alguna vez un amigo que escribe te presenta su obra para que le des tu opinión, guárdate de decir la verdad.

Lees la obra y tu opinión oscila entre magnífica y horrorosa, pasando por un no está mal. ¿Cómo salir del atolladero sin juzgar? ¿A santo de qué juzgar? Hay modos de quedar bien sin comprometerse y sin comprometer la amistad. ¿Cuáles? Recrear el texto. Dar cuenta de las imágenes suscitadas por tan estimulante lectura, seguir los vuelos de la fantasía del autor.

Para quedar bien conviene asociar al autor novel con algún insigne predecesor en la literatura y manifestar que se encuentra bajo la influencia de Neruda, de Baroja o de Ian Fleming, según sea el género. También cabe relacionar al neófito con algún autor recientemente descubierto y que casi nadie conozca, así, de paso, te apuntas un tanto al demostrar que sigues de cerca las novedades literarias y estás al día en cuanto a cultura se refiere.

Otro recurso es hacer un comentario que no tenga nada que ver con la obra, por e…