Entradas

Mostrando entradas de julio, 2006

Dadaísmo

Imagen
En Zurich, muy cerca de donde Lenin tramaba su revolución, un grupo de artistas preparaban otra. Corría 1916 y muchos de estos artistas eran desertores de la Gran Guerra, en la que se desangraba la juventud europea desde hacía años. Había sobre todo alemanes, como Hugo Ball, Richard Huelsenbeck y Harris Arp, y también un poeta rumano, Tristan Tzara. Se reunían en un café que bautizaron como Cabaret Voltaire, en homenaje al corrosivo autor de Cándido, y en una de aquellas reuniones encontraron el nombre para su movimiento.

Según parece, uno de aquellos artistas abrió al azar un diccionario francés-alemán y encontró la palabra “dada”, que en francés designa un caballito de juguete, la manía o el hobby. Pero, tanto da el significado, a ellos les gustó cómo sonaba, una especie de balbuceo elemental que se unía a las ganas de romper con todo: el lenguaje, la lógica, el arte, las convenciones sociales.

PARA HACER UN POEMA DADAÍSTA

Tomad un diario.
Coged unas tijeras.
Escoged en el diario un artí…

Dibújame un cordero

Imagen
El único habitante humano del asteroide B-612 ha cumplido 60 años, y en Francia celebran este aniversario del hijo más famoso de Antoine de Saint-Exupéry.

Los viajes de “El Principito” se han traducido a más de 150 lenguas, en todos los sistemas alfabéticos del mundo: cirílico, árabe romano, japonés, tagal, malayo…, y ochenta millones de personas tienen el libro que narra sus peripecias.

Pese a los años transcurridos, el Principito no ha perdido su costumbre de hacer preguntas y de buscar respuestas, aún conserva su bufanda, su contagiosa alegría, su sonrisa, su cabello rizado de color oro y su melancolía ante una puesta de sol. Vino a la Tierra a buscar amigos y encontró a un zorro que le pidió: “¡Por favor, domestícame!”. “Bien quisiera –le respondió él-, pero no tengo mucho tiempo. Tengo que encontrar amigos y conocer muchas cosas”. “Sólo se conocen las cosas que se domestican –le explicó el zorro-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Compran cosas hechas a los mercadere…