Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2006

Epigrama

Afirmo que un epigrama de muchos versos es
contrario a las musas:
no prefieras la carrera de fondo a la velocidad,
porque en aquella se dan demasiadas vueltas,
mientras que en la velocidad
cuenta la punta de aceleración y el vigor del aliento.
(Parmenion, epigramista griego del siglo I a.C.)



El epigrama puede describirse como un poema breve, de expresión condensada, alusivo, irónico y en el que los sentimientos quedan siempre tamizados por el intelectualismo. La brillantez formal, la imagen afortunada, permiten al autor un alejamiento irónico de lo tratado, aunque ello se el amor o la muerte.

Si piensas que en ti pienso,
has pensado mal;
ni pienso ni he pensado
ni pienso en pensar.


Quien bien quiere tarde olvida,
y aunque olvide no aborrece,
y al mirar lo que ha perdido,
vuelve a querer, si se ofrece.


Dices, oh vieja sin dientes,
que eres moza; y no ves loca
que cuando se abre tu boca
para mentir te desmientes.


El mundo comedia es
y los que ciñ…

Estimado lector

Imagen
Estimado lector,

Sepa que he puesto mi pluma a remojo en el lago tenebroso de los recuerdos antes de escribir estos versos, y que tras muchas vacilaciones me he atrevido a hurgar en mis vísceras para trocar lo real en un invento y viceversa.

Le he asignado a la realidad características de sueño, a la primavera la he cubierto con el frío del invierno y al invierno lo he vestido con los colores de la primavera. Puedo sugerir o decir, agregar o quitar y no ser consciente de si escribo un poema o si pongo en columna la prosa.

Sólo puedo alegar en mi defensa que la literatura me llama y las palabras me salen a borbotones y los recuerdos se me disparan y las emociones me anegan y en todo este marasmo me pierdo y me ahogo buscando dar salida a lo que soy, a lo que siento, a lo que intento comunicar.

Repetir cosas ya dichas, hablar del amor cuando Neruda lo dejó dicho todo y lo dijo bien, retratar psicologías después de que Shakespeare psicoanalizase como nadie a la humanidad y creer que quien me…