Estimado lector

Estimado lector,

Sepa que he puesto mi pluma a remojo en el lago tenebroso de los recuerdos antes de escribir estos versos, y que tras muchas vacilaciones me he atrevido a hurgar en mis vísceras para trocar lo real en un invento y viceversa.

Le he asignado a la realidad características de sueño, a la primavera la he cubierto con el frío del invierno y al invierno lo he vestido con los colores de la primavera. Puedo sugerir o decir, agregar o quitar y no ser consciente de si escribo un poema o si pongo en columna la prosa.

Sólo puedo alegar en mi defensa que la literatura me llama y las palabras me salen a borbotones y los recuerdos se me disparan y las emociones me anegan y en todo este marasmo me pierdo y me ahogo buscando dar salida a lo que soy, a lo que siento, a lo que intento comunicar.

Repetir cosas ya dichas, hablar del amor cuando Neruda lo dejó dicho todo y lo dijo bien, retratar psicologías después de que Shakespeare psicoanalizase como nadie a la humanidad y creer que quien me lee las lee por primera vez. Éste es mi sino.

Comentarios