Entrevista

Inteligencia, pasión, positivismo y curiosidad definen a esta maña afincada donde habita el olvido.

María Dubón sufre hiperactividad creativa y una tendencia al consumo extremo de lecturas, escribe sin pauta ni mesura, al hilo de su pensamiento y guiada por sus inquietudes.

Me siento ante este cúmulo de experiencias en el reservado de una céntrica cafetería zaragozana, ante una mujer serena por dentro y un manojo de nervios por fuera. Ella posee la madurez de quien ha pasado por todas y aún mantiene el equilibrio en la cuerda floja, conserva la rebeldía intacta y una sonrisa permanente en los ojos.

Pero dejémonos de cháchara y vayamos a lo que interesa.


ENTREVISTA

Entrevistador Javier Garcés: -María, tiene usted una mirada inquisitiva y preciosa.

María: -Gracias.

E: -¿Cuál es el piropo más grosero que le han dicho?

M: -Eres muy inteligente para ser mujer.

E: -¿Y el que recuerda con más cariño?

M: -Tienes suerte de ser mujer porque si fueras hombre, los cojones no te cabrían en los pantalones.

E: -¿De qué parte de su cuerpo se siente orgullosa?

M: -De mi cerebro.

E: -¿Qué detesta de sí misma?

M: -Con los años he aprendido a aceptar el lote completo.

E: -¿Eso no es indulgencia?

M: -No, es comprensión.

E: -Acabe la frase: La vida es…

M: -Antitética.

E: -¿Y el amor?

M: -La dulzura más amarga.

E: -Bienaventurados…

M: -Bienaventurados los pobres de espíritu crítico, pues de ellos será el reino de la filosofía perenne.

E: -¿Qué es lo más osado que ha hecho hasta ahora?

M: -Vivir.

E: -¿A qué teme?

M: -Al miedo.

E: -Si fuera un animal, ¿cuál le agradaría ser?

M: -Ya soy un primate, y me gusta.

E: -¿Cuál ha sido, a su juicio, el mejor invento del hombre?

M: -La cama.

E: -¿Y el peor?

M: -La religión.

E: -Está comprometida con las causas solidarias y es bastante crítica con las injusticias, ¿cree que denunciar los abusos que se cometen en el mundo sirve de algo?

M: -Lo que no sirve de nada es callarse.

E: -¿Por qué empezó a escribir?

M: -Porque no tenía con quién hablar.

E: -¿Tiene preparado su discurso para la recepción del Nobel?

M: -Creo que con un simple: gracias bastará.

E: -En todas sus obras literarias hay alusiones sexuales explícitas, ¿por qué?

M: -Freud le respondería mejor que yo.

E: -Si pudiera elegir entre el cielo y el infierno para pasar la eternidad, ¿qué elegiría y por qué?

M: -El infierno. Porque soy friolera y porque prefiero estar acompañada por diablos de larga cola antes que por ángeles asexuados.

E: -Para terminar, defínase con una palabra.

M: -Yo.

Esta entrevista tuvo lugar el día 14 de abril de 2006, en el “Gran Café” de Zaragoza

Comentarios

Publicar un comentario

Tú eres el destinatario de este blog y tu opinión, siempre que sea respetuosa y relacionada con el tema de cada post, nos interesa a todos. El resto, se suprimirá.