Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2006

Sin novedad en el frente

Imagen
Escribir una novela es una auténtica locura, pero no cambiaría por nada del mundo las aportaciones personales que recibe el autor a lo largo de ese arduo camino en solitario por las quimeras del pensamiento, bordeando la realidad.

Para la documentación de mi obra llevo meses indagando en libros de historia y en documentos sobre la Segunda Guerra Mundial, aunque nada me ha aportado tanto como la lectura de una novela: “Sin novedad en el frente”, del escritor Erich Maria Remarque. Sirvió en el ejército alemán durante la I Gran Guerra y plasmó todos los recuerdos de su experiencia en esta descarnada obra, en ella que se describe con implacable claridad y cálida compasión el sufrimiento, el valor y la camaradería de los soldados rasos, y un terrible enigma: ¿por qué? ¿Por qué la guerra?
“Estoy muy a menudo de centinela con los rusos. En la oscuridad pueden verse sus figuras alargadas moviéndose como cigüeñas enfermas, como enormes pájaros. Se acercan al alambre y aprietan el rostro, oprimen…

Dante, la docta elocuencia

Imagen
Dante Alighieri nació en Florencia a finales de mayo de 1265, en el seno de una familia güelfa sin demasiados posibles económicos. Su infancia es prácticamente desconocida (el Trivium, el Quadrivium y acaso Brunetto Latini como profesor de Retórica). Se casó muy joven mediante un concierto matrimonial, muy al uso en la época, y en 1289 combatió en el asedio del castillo de Caprona contra los pisanos y en Campaldino, contra los aretinos.

Como cualquier joven de su tiempo, aprende latín, historia, estudia gramática y retórica, ciencia y moral. Se traslada a Bolonia, probablemente para acudir a su universidad y regresa a Florencia donde se relaciona con los hombres cultos del momento.
Hacia 1283 empieza a escribir sus Rime, poemas que continuará escribiendo hasta 1308. Ese año fue importante en su vida, pues conoce a Beatrice Portinari, mujer de Simone de’Bardi, que despierta en él un sentimiento amoroso y duradero que trascenderá de la vida para llegar a la poesía. En 1290 muere Beatrice …

Absenta

Imagen
Sesenta y ocho grados de alcohol perfumado de anís se deslizan por mi garganta, me abrasan el esófago y caen incendiarios en el estómago. El infierno no huele a azufre, sino a absenta. El local, un bar, si se califica con extrema benevolencia, es lúgubre y desprende un olor mareante, el que envuelve a las putas que se acodan en la barra. Me agrada esta decadencia que lo contamina todo. Cierro los ojos, soy el hombre que no deseo ser. No quiero verme reflejado en el espejo que tengo enfrente. Nadie me ha oído quejarme, ni cuando mi madre se fugó con un rico banquero dejándome abandonado a los cuatro años; ni cuando mi padre, borracho de sufrimiento y güisqui, desfogaba su frustración en mí con su cinturón de cuero repujado y punta metálica. No me quejé cuando a causa de una paliza quedé cojo porque mi cadera se quebró. No osé quejarme cuando descubrí que el único sentimiento que despertaba en las mujeres era lástima, ni me quejaría luego, cuando mi vida, privado de cariño y de un trabajo …