El sapito glo, glo, glo

Me emocionó encontrarlo después de tanto tiempo. Yo tenía cinco años y me regalaron un libro lleno de historias, cuentos y poesías infantiles. No recuerdo el título de aquel libro, pero en mi memoria fotográfica quedó grabada la página 28. Quizás fuera el ritmo del poema, la onomatopeya repetida o el dibujo de un simpático sapo debajo de una gran seta que le servía de paraguas. No sé qué me atrajo más, qué hizo de “El sapito glo, glo, glo” uno de los recuerdos imperecederos de mi infancia. Hoy, gracias a Google, ha vuelto tan joven y tan fresco como yo lo conocí.
EL SAPITO GLO GLO GLO

Nadie sabe dónde vive,
Nadie en la casa lo vio.
Pero todos escuchamos
al sapito: glo... glo... glo...

¿Vivirá en la chimenea?
¿Dónde diablos se escondió?
¿Dónde canta cuando llueve
el sapito: glo... glo... glo...?

¿Vive acaso en la azotea?
¿Se ha metido en un rincón?
¿Está abajo de la cama?
¿Vive oculto en una flor?

Nadie sabe dónde vive,
nadie en la casa lo vio.
Pero todos lo escuchamos
cuando llueve: glo... glo... glo...

José S. Tallón

Comentarios