Premio Lara de novela: otro tongo declarado

“Sabía de sobra, al aceptar el encargo, que el premio Lara sería una farsa, igual que el Planeta. Cuando un editor se juega decenas de millones de pesetas en una novela quiere, como es natural, que ésta sea, antes que nada, comercial. Así es que los comités de lectura de la editorial criban los originales, a veces varios centenares, para seleccionar a los ‘finalistas’. Además, después de relecturas y análisis, proponen la novela (encargada en ocasiones a un autor de éxito) que, por sus características, puede encaramarse sobre una venta masiva. El jurado, o al menos sus principales miembros, son informados discretamente de lo que conviene a la editorial y actúan en consecuencia.

[…] Yo conocía bien en qué fogones me metía. Sabía, pues, lo que estaba haciendo cuando acepté la presidencia del jurado del premio Lara. Decidí participar en la farsa porque, a mi manera de ver, por encima del paripé y el engaño, resulta positivo el premio como estímulo y propaganda de los autores y de sus obras. No me he arrepentido nunca de esa decisión.

[…] Y vamos a la jornada de hoy. Si no se producen circunstancias imprevisibles, en la gran cena sevillana del premio Fernando Lara, entre el fulgor de los alcázares y el esplendor de las piedras viejas, estará sentado el novelista premiado. Él sabe que le van a premiar. El jurado sabe que va ser premiado. Una buena parte de los asistentes saben, según se producen las votaciones eliminatorias, que hay un tapado. Y todos participan en la gran farsa como hice yo durante diez años”.

Ésta es la confesión de Luis María Ansón, periodista de amplia y reconocida trayectoria: fue director del diario ABC, fundador y presidente de La Razón y ex presidente de la agencia EFE. En la actualidad es director del suplemento El Cultural de El Mundo y académico de la Real Academia de la Lengua Española.

La farsa del premio Lara de novela

Comentarios

  1. Vergonzoso.
    Un abrazo, maña.

    ResponderEliminar
  2. Mira quién habla...
    Uno se asombra con ese señor que participa en farsas que denuncia después de cobrar el estipendio correspondiente, esté considerado como un "periodista de reconocida trayectoria" y al final se refugia en EL MUNDO, ese periodico de conocida trayectoria...
    Saludos y felicidades por tu magnífico blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tú eres el destinatario de este blog y tu opinión, siempre que sea respetuosa y relacionada con el tema de cada post, nos interesa a todos. El resto, se suprimirá.