Más allá del bien y del mal

Hay libros cuyo valor, imposible de cuantificar, radica en sus efectos. Son libros corrosivos, que deconstruyen el pensamiento y disuelven las telarañas del espíritu. Te dejan cruelmente burlado y profanado, en medio de un laberinto donde el extravío te coloca a merced de un Minotauro cualquiera que te despedaza la conciencia. No puedes volver atrás, porque “atrás” son las ciénagas de la ignorancia, “el mundo antiguo”, y tú eres ya un ser redimido de la multitud, que afronta la vida con desconfianza y sarcasmo, sometido al tormento de la duda y más allá del bien y del mal.

Comentarios