Los Borbones en pelota



El libro Los Borbones en pelota, firmado bajo el seudónimo: SEM por Gustavo Adolfo Bécquer, pintor de algunas acuarelas y de los textos que las acompañaban, y su hermano Valeriano, autor de la mayor parte de las pinturas, recopila en dos volúmenes 89 imágenes satíricas y manifiestamente pornográficas realizadas durante los años 1.868 y 1869. Dicha obra se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid.

 

Los autores cargan ingenio, sin pudor ni medias tintas, contra la reina Isabel II de España y su decadente Corte. Los personajes principales de la farsa: "Paquita natillas", alias del rey consorte Francisco de Asís; el confesor de la reina, el padre Claret; el presidente del consejo de ministros, González Bravo; sor Patrocinio, llamada “Monja de las llagas”; Carlos Marfori, amante de la reina y otros personajes son representados en actitudes explícitamente sexuales que conseguirían que se rasgara las vestiduras más de un monárquico. La reina fornicando en escenas orgiásticas, incluso con un burro en las caballerizas. El rey en pleno acto masturbatorio y luciendo una abundante cornamenta. Luis González Bravo y el emperador Napoleón III ensartados por la retaguardia…

 

Los Borbones en pelota tiene la peculiaridad de presentarnos una cara ignota de Gustavo Adolfo Bécquer. El mito del romanticismo no solo sabe deleitarnos con sus Rimas o con sus Leyendas, en esta obra casi desconocida, realizada en pleno delirio liberal, se aleja de lo políticamente correcto para hacer una dura crítica del agitado ambiente político del momento. Cierto es que la autoría de la obra ha suscitado mucha controversia, especialmente entre los becquerianistas, incluso llegaron a celebrarse al menos dos encuentros sobre los hermanos Bécquer en los que se debatió su implicación en un trabajo tan alejado de la delicadeza y sensibilidad que los caracteriza. Joan Estruch y Jesús Rubio ofrecieron argumentos de peso para que en una segunda edición de Los Borbones en pelota, publicada en 1996, la obra se atribuyera también al dibujante y pintor Francisco Ortego y a otros artistas y escritores no precisados, que pudieron utilizar el seudónimo SEM para firmar las acuarelas. Todos, o la mayoría de ellos, vinculados al periódico satírico Gil Blas.

 

Al margen de lo que pueda significar como obra crítica satírica y erótica, Los Borbones en pelota aporta una valiosa información histórica del reinado de Isabel II. Es una visión singular de la monarquía constitucional, a la que se intenta deslegitimar, aunque no la única, porque la situación política del momento propició una abundante producción de publicaciones, panfletos, ilustraciones… que constituyeron un arma de oposición y tal vez sirvieran para crear la imagen escandalosa de la reina que se pretendía.

 


Comentarios

  1. Qué cojones los de los borbones (qué cacofónico suena, ¿verdad?)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tú eres el destinatario de este blog y tu opinión, siempre que sea respetuosa y relacionada con el tema de cada post, nos interesa a todos. El resto, se suprimirá.