Sombras

En septiembre de 1976, uno de los años más sangrientos de la dictadura militar, Jorge Luis Borges visitó a Pinochet en Chile y tras su encuentro manifestó: “Yo declaro preferir la espada, la clara espada, a la furtiva dinamita. Creo que merecemos salir de la ciénaga en que estuvimos. Ya estamos saliendo por obra de las espadas, precisamente". Tras este elogio a los atroces regímenes militares en América Latina, el tirano le condecoró con la Gran Cruz de la Orden al Mérito Bernardo O´Higgins.

El 19 de mayo de 1976 Borges almorzó en el Palacio de Gobierno de Buenos Aires con el dictador Jorge Videla y declaró a los periodistas: "Le agradecí personalmente el golpe del 24 de marzo, que salvó al país de la ignominia, y le manifesté mi simpatía por haber enfrentado las responsabilidades del gobierno.” Por entonces, los desaparecidos eran ya legión.

Comentarios

  1. Un borrón enmedio de tantas páginas.

    Me gustan algunos de los textos de Borges, un escritor erudito, a veces brillante pero no transparente. Un escritor que resulta fantástico para analizar pero cuya obra es muy amplia, muy variada y de cuando en cuando, genial.

    ¿Cuántos escritores más limpios y transparentes que él, más geniales e incluso de mayor erudición no habrán publicado nada por no levantar su copa con un dictador o con un malvado o con un farsante?.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tú eres el destinatario de este blog y tu opinión, siempre que sea respetuosa y relacionada con el tema de cada post, nos interesa a todos. El resto, se suprimirá.