Pasión

La vida sin pasión no es vida, es un estado de catalepsia cercano a la muerte, es la muerte misma.

El mundo está lleno de cadáveres, muertos putrefactos que hieden y contaminan el aire que respiramos los vivos.

Soy escritora, y mi universo son cuatro paredes con libros, papeles, plumas... Me gusta pensar que conmuevo almas, que bajo esa capa de palabras, mi obra trasciende, transmite, toca la fibra sensible de los otros.

Mi obra es malparida, deforme, imperfecta, porque la belleza nunca es perfección, ni rima, ni técnica, ni academicismo.

Estudié poesía creativa un día, el tiempo que me costó descubrir que no te enseñan a escribir, ni a sentir, ni a hacer arte.

El arte debe reflejar el alma del artista. Al leer un libro, se tiene que notar si el escritor estaba exultante, furioso, nostálgico, enamorado: ¡la pasión!

Soy individualista, no sigo normas, ni estilos, ni modas... Escribo, y mi obra es diferente según quién la mira. Cada lector destila conceptos, sensaciones e ideas en su propio alambique y mi escrito se transmuta y vibra en cada alma con un sonido distinto.

Me expreso escribiendo. Escribir no es mi oficio: es mi manera de vivir, y escribiendo, además, me divierto.

Comentarios

  1. Tus textos producen la vibración de un la440

    Pasión de diapasón.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Bien dicho, sin pasión no hay vida y a ti te sale a raudales por cada letra que escribes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tú eres el destinatario de este blog y tu opinión, siempre que sea respetuosa y relacionada con el tema de cada post, nos interesa a todos. El resto, se suprimirá.