Pesadilla




La misma calle una y otra vez
la pesadilla de cada noche
Tres embozados acechando
provocan el pánico paralizador
Esos adoquines mojados en llanto
No existe escapatoria posible
cuando aparecen los fantasmas

Comentarios

  1. Los fantasmas nos acosan sin que, al parecer, podamos hacer nada. Están dentro de nosotros, eso es lo peor. Besitos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tú eres el destinatario de este blog y tu opinión, siempre que sea respetuosa y relacionada con el tema de cada post, nos interesa a todos. El resto, se suprimirá.