Crítica literaria

¿Qué es la crítica literaria? Un ensayo, un comentario, una operación destinada a enjuiciar una obra, una perspicacia interpretativa, una reflexión.
La crítica y la literatura forman un extraño maridaje, una relación desigual que subordina el discurso crítico, muchas veces prostituido por intereses pecuniarios y espúrios, otras veces impune cuando viola las reglas del juego literario.

El principio de la distancia debería ser la regla de oro para el crítico, que es proclive a establecer promiscuas relaciones con los autores de determinados libros.

La segunda exigencia que ha de cumplir un crítico es la de leer, leer con precisión y deleite, comprender.

Un libro no es bueno por sus atribuciones estilísticas o por una acusada y patética vanidad de la perfección. Toda propuesta es un ideal y la mía es un deseo de normalización que en pocas ocasiones se atiende. Lo malo y lo bueno, literariamente hablando, no es una convención masiva y realista de las corrientes al uso como forma artística de expresión.

El mérito de la prosa o del verso se halla en tantos aspectos que sería prolijo enumerarlos todos. La técnica, nunca reputada, fastidiosa y aburrida, es imprescindible. La sintaxis, la estética, la originalidad, el lenguaje, el dinamismo... Todos tienen su papel.

Una crítica paradigmática sería un ejercicio de literatura comparada, capaz de analizar con precisión la complejidad, los valores, la mecánica y la razón literaria de una obra.

La literatura actual es muy abierta, tal vez demasiado, manifiesta una aguda propensión a aceptar la confusión de valores, los refritos y la naturaleza muerta de tantas obras de ficción.

El papel del crítico y de la crítica debería estar encaminado a nivelar la exigencia.

Comentarios