Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2008

Comprometidos & algo más

Imagen
Acaban de otorgarme un premio, es el reconocimiento personal a mi trabajo que Emig me concede a través de su blog: Lecturas y pensamientos Aunque, si soy sincera, más que este galardón valoro sus palabras al definir mi obra: “Porque leerla es contener la respiración para no perder la verdad escrita”.

Cuando escribo no logro imaginar el efecto que producen mis palabras, por eso agradezco que me ayuden a verme con otros ojos, desde la perspectiva de quien me lee.

El fiasco literario

Imagen
En estos tiempos de literatura hecha por neófitos, profesionales o advenedizos, de concesiones a un culturalismo simplón o sentimentalismos, de descalabros, de títulos deplorables, a una se le erizan los vellos cuando conoce la cantidad de ejemplares vendidos de ciertos libros.

No hay nada malo en que de un libro se vendan muchos ejemplares, pero es triste que, por lo general y con honrosas salvedades, los bets-sellers tengan poca o nula calidad artística. No anatematizaré con mi crítica a esas circunstancias que hacen posible tamaño desatino, pero es que me duele que me estafen, que me presenten una novela exitosa en ventas bajo la aureola de la mejor literatura.
Esta lamentable situación es fruto de un marketing que destina su ahínco a halagar al lector poco avezado dándole gato por liebre, ofreciéndole una obra de entretenimiento barnizada de trascendencia cultural. Y es que en la Literatura no existe engaño posible, por más veterano, por más experto que sea un autor, si le falta mo…

¿Cómo sonarías?

Imagen
¿Cómo sonarías si tu escritura fuera música? Menuda preguntita. Sonaría a violín, de eso estoy segura. Las vibraciones sonoras tendrían brío, desplegaría mi yo en el seno del ritmo y crearía mil melodías. Las notas se sentirían, circularían por cada célula como un milagro que deja desamparado a quien escucha. Mi música se transformaría en emociones, iría directa al alma, provocaría el acompañamiento acompasado de los pies, una lágrima, un batir de palmas. Sería un tango desgarrado, un melódico vals, un rap descarado.

Ojalá sonase con virtuosismo y pulcritud, espectacular. Aunque me conformo con que suene cálida, arrebatadora, emocionante, sentida, dulce, llena de energía y rebosante de pasión.