Carnaval


Carnaval, máscaras que aparecen y desaparecen como sombras grotescas. Sonríen, lloran, se admiran. Girando como un torbellino, me envuelven. ¿También yo soy una máscara? ¿Cuál es mi disfraz? ¿Bajo qué rostro me oculto?

La noche exacerba su oscuridad para perderme y la música ha cesado. El baile terminó, comienza la resaca, la náusea en el estómago. Rueda la vida con su persistencia cruel, nada detiene su marcha inapelable. Buscar y no encontrar, volver la vista atrás para mirar un pasado que no existe, que solo está en mi cabeza. Y ahora ¿qué?

El vértigo no se detiene, no hay forma de conjurarlo, no hay manera de exorcizar la sed continua de saber: ¿Por qué?, ¿hacia dónde?, ¿hasta cuándo?

Las caretas sonríen, se burlan. Pobre estúpida, me dicen. Si supieras… Si supiéramos…

Comentarios