Culpa

Tu mejilla contra mi pecho se humedece

y yo cierro los ojos y me evado

y beso tus párpados cansados.

En mortal ternura abrazados

nos tenemos el uno al otro

mientras la pasión descansa

y el amor se mezcla con la culpa.

Un juez silencioso nos acusa

y tú me miras y me aprietas

y me proteges de mis pensamientos.

La tristeza hecha lágrima,

caricia y beso.

El amor, hoguera incendiaria

de nuestros cuerpos

y de nuestras almas.


*Imagen: Hunter O’Reilly

Comentarios