Hay luz en casa de Publio Fama

Cneo Publio Fama es el subostrano municipal de Barcino. Comenta las actas que llegan de Roma, redacta noticias, vende informaciones en el foro y consigue unas monedas a cambio de sus anécdotas y exordios, declamando en las villas de las familias acomodadas. En un pueblo analfabeto, en el que solo unos pocos privilegiados han recibido instrucción, Publio Fama intenta ser un informador honrado, y ahora Barcino se halla en plena campaña electoral para elegir duunviro. Pío Marcelo Faventino, miembro de una de las familias más influyentes de la colonia, está destinado a ganar en la pugna por la magistratura quinquenal y es el momento de poner a prueba la lealtad de Fama. ¿Morderá la mano que le da de comer?

Patricios y plebeyos, ahijados o desheredados de la caprichosa diosa Fortuna, comparten protagonismo en una representación coral de la vida en la Barcelona romana. Juan Miñana ha documentado perfectamente su novela y consigue arrancarnos del siglo XXI para trasladarnos a los primeros años de la era cristiana y hacernos visualizar con detalle lugares y situaciones, percibir los olores que llegan desde el Mare Nostrum o escuchar el bullicio de las calles durante la celebración de las fiestas Saturnales. La trama avanza lenta, entre cantidad de detalles históricos que le restan agilidad al relato, aunque los personajes están perfectamente retratados, de manera que no cuesta componer una imagen del ex legionario Curcio Vera, emergiendo del mar como un pez tostado tras haber comprobado que las ostras y los mejillones que cultiva prosperan o de Silvia Faventina, inteligente, delicada y fuerte, jugando a los ladrones, y a algo mas, con Vera. El escrupuloso rigor histórico y la ficción se entremezclan en “Hay luz en casa de Publio Fama” para ofrecer al lector una trama llena de intrigas y que culmina en un desenlace poco probable, aunque, para la venganza, el fin siempre justifica los medios.


Título: Hay luz en casa de Publio Fama

Autor: Juan Miñana

Editorial: RBA Libros

Páginas: 366

Comentarios