Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

Aprendí

Imagen
Aprendí a olvidar el roce de tus labios,a no escribir poemas que llevaran tu huella,a apagar la luz que tú encendiste,a borrar el eco de tu nombrede las cosas vividas, de las cosas queridas.
Con el tiempo llegó el olvido,se fue el dolor de la pérdida,el son de la música que no bailamos,el aroma de esa flor ahora marchitay las noches eternas de vacío.
Quise desandar el camino andado,pero el reloj nunca se detuvoy seguí adelante, siempre adelante.Escapé de la nostalgia por los días que se fueron,enjugué las lágrimas que nunca viste, y escapé, escapé de ti y de tu recuerdo.
Ahora existe un paraíso lejos del tuyo,otra vida cuyo eje no es tu vida,una ilusión sin tu mirada,otros ojos, otras manos y otra boca. Y es que aprendí a borrar tu rastro de los rincones llenos de ausencia.

Lecturas escolares

Imagen
Con el título de lecturas escolares me refiero en especial a las lecturas de nuestros autores clásicos, una suerte de clásicos específicos para escolares y distintos de los que serían considerados de esta manera por los lectores comunes, son más bien los autores y los títulos de entre los que conforman la historia literaria española que se leen en las aulas. El Estado se preocupa de elaborar listas de lecturas recomendadas, que incluyen lo más obvio y canónico, aquello que se considera imprescindible para hacerse una idea de cómo ha sido la historia de la literatura. ¿Y por qué se deben leer clásicos en la escuela si su lectura aburre mortalmente a los alumnos? Muchos estudiantes quedan vacunados de por vida y no vuelven a abrir un libro. Estos datos deberían bastar para entender las posturas de quienes razonan que la lectura, como todos los placeres, nunca debe ser obligatoria. Entonces, ¿por qué seguir leyendo clásicos en la escuela? Tal vez la única respuesta posible sea que los alu…