Cortar por lo sano


Como casi en todas partes, el ayuntamiento de Stony Stratford, uno de los cuatro pueblos que forman el municipio de Milton Keynes, en Inglaterra, busca la manera de ahorrar dinero. Recortando de aquí y de allá, pretende excusarse treinta millones de euros, y puesto que considera la biblioteca pública un gasto innecesario, ha decidido cerrarla, y listo.

Pero en el pueblo hay lectores, gente amante de la cultura que se ha movilizado para tratar de impedir tamaño desatino. Pensando, pensando, encontraron una manera que les pareció la más factible: que se pidiesen prestados todos los libros de la biblioteca. Crearon un grupo en Facebook y han conseguido su objetivo. Los 16.000 volúmenes de la biblioteca se han prestado, a un ritmo de 378 por hora, según datos de la BBC. Los diarios ingleses muestran fotos de la biblioteca con los estantes vacíos.

Se supone que los habitantes de Stony Stratford han logrado su meta, que con todo el fondo desperdigado, la biblioteca no puede cerrar, o ¿sí? Ojalá su iniciativa tenga éxito. Sinceramente, así lo deseo.

*Foto: BBC

Comentarios