Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

La cenicienta que no quería comer perdices

Imagen
La cenicienta que no quería comer perdices es la historia que todas las mujeres deberíamos de leer de niñas. Myriam Cameros Sierra y Nunila López Salamero son la ilustradora y la autora de una historia que comienza: Érase unas mujeres que no estaban solas y unas perdices que volaban perdices y que está dedicada a todas las mujeres valientes que quieren cambiar su vida y a todas aquellas que la perdieron y que nos iluminan desde el cielo.
La cenicienta que no quería comer perdices (pdf)


Era él

Imagen
Dicen que respiramos trece veces por minuto. Es posible. No estoy yo para contarlas. Pongo el carné sobre la mesa y controlo mi respiración. Estoy aquí para superar un examen y tengo que concentrarme. Contemplo el folio manchado de letras negras e inspiro profundamente. Alea jacta est. El bolígrafo me tiembla entre los dedos al escribir mi nombre.
No entiendo nada. Bien. Mi futuro laboral depende de esta prueba y estoy nerviosa. Las palabras parecen desprenderse de la página y me retan a leerlas. Me esfuerzo. Soy una experta en literatura. Resolveré el enigma. La primera frase me invita a desvelar el nombre de su autor. De eso se trata, de averiguar quién es. Fragmentos en latín, en inglés, en italiano, en francés y castellano. Me concentro. Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce… Trece páginas. Fragmentos descabalados. No hay historia, sin hilo conductor no hay nada.
Hay quien lo consigue a la primera, pero los dos primeros fracasos no me preocupan. L…

Die Bücherverbrennung

Imagen
Cuando el régimen ordenó, a los libros con sabiduría peligrosa quemar en público, carretas con libros a las hogueras, Y todos los bueyes fueron forzados a hacerlo, pero Uno de los poetas perseguidos al revisar, con gran estudio, La lista de los quemados, se quedó estupefacto, pues su libro Había sido olvidado. Fue volando en las alas de la ira A su escritorio, y escribió una carta a las autoridades. ¡Quémenme!, escribió con gran pesar, ¡Quémenme! ¡No me hagan esto a mí! ¿No he dicho Siempre la verdad en mis libros? ¡Y ahora me tratan Uds. Como si fuera mentiroso! Yo les ordeno: ¡Quémenme!

*Bertolt Brecht escribió este poema titulado Die Bücherverbrennung contra el "bibliocausto".




Te miento

Imagen
Cada vez que te digo Te quiero


Te miento. Me miento.

En realidad, hace tiempo que no te amo.

Empezaste a desaparecer poco a poco,

Luego te fuiste deprisa.

Ya no estás.

Cada vez que digo Te quiero, miento.

Pero ahora no me creo mis mentiras.

Ahora sé que debo dejarte

Y perseguir mis sueños.

Alas rotas

Imagen
Revisar la vida desde lejos,
desde una atalaya remota,
y contemplar en perspectiva el pasado,
el rosario de días y penas,
de sueños por cumplir
y esperanzas hechas trizas.


Mirar en lontananza,
atisbar un cielo azul
donde hay nubes oscuras,
mentirse, engañarse
pensando que algo cambió
cuando todo sigue igual,
cuando solo el paisaje es diferente
y la gente que lo habita
se ha hecho extraña.


Y tú… tú sigues adelante
tropezando en esa piedra
con la que topas cada día,
sin acertar a vivir,
sin ensayar otras vidas,
temiendo caer en otro abismo,
habituado a la nada.


Respiras el aire y sueñas
que es posible, sí,
que la dicha nunca estuvo
más cerca ni más esquiva
y descubres, más bien confirmas,
que nada cambia si tú no cambias.
Si tu forma de mirar es la misma
lo que ves es idéntico.
Si haces lo que sabes,
no ensayas otros proyectos.


El miedo sigue ahí,
donde siempre estuvo,
dueño del reino porque
tú le has dado la llave,
el poder de rendirte.
No debería ser así, lo sabes,
pero el patrón se repite.


Tienes en las manos la capacida…

Recuerdos de la infancia

Imagen
Hay lecturas que dejan una huella en la memoria que el tiempo no borra. De mis primeras lecturas escolares recuerdo algunas obras, son poemas que tuve que memorizar y que por alguna razón conservo en el álbum de tesoros infantiles.
Había olvidado el nombre de su autor y me ha costado dar con ellos, pero aquí están: Cuento andaluz, de José Selgas y El idioma castellano de Pablo Parellada, “Melitón González”.




CUENTO ANDALUZ



Cerca de San Sebastián
Estaba de centinela
Sin temor y sin cautela
La víspera de San Juan,
Cuando observé a poco trecho
Un toro como un gigante,
Más grande que un elefante
Que vino hacia mí derecho.
Yo, que en peligro me vi,
Me colé por un reducto,
Y por el mismo conducto
Entró el toro tras de mí.
Salgo del reducto y ¡zas!
En una casa cercana
Me metí por la ventana,
Y el toro siempre detrás.
De la casa sin desdoro,
Aunque el caso no se crea,
Salí por la chimenea,
Y siempre detrás el toro.
¿Qué hice entones ? me encogí
Y me metí en el cañón
De mi fusil. _¡Trapalón!
_ Y el toro detrás de mí.
Ma…

Anuncio

Imagen
El primer anuncio escrito que se conoce data del 3000 a.C. Se trata de un cartel aparecido en las ruinas de la ciudad egipcia de Tebas, en el que se ofrece recompensa de una moneda de oro a quien capture y devuelva a su amo un esclavo huido llamado Shem.

Azar y espejos

Imagen
“He cometido el peor de los pecados que un hombre puede cometer, no he sido feliz”. Borges.
San Agustín se convirtió una mañana al abrir la Biblia por una página cualquiera y leer unas palabras que consideró escritas expresamente para él. Hoy, al abrir una revista al azar, se ha producido el milagro. Suele suceder, tenemos un problema o una vivencia particular y la primera canción que escuchamos lo describe con precisión, o esa película que emite la televisión o ese libro escogido porque sí.
A veces, encontramos espejos y nos colocamos delante para mirarnos, igual que hacemos con una canción, con una película o un libro, en los que, por azar, aparecemos nosotros.

Leer en silencio

Imagen
Cuando leemos en silencio, emitimos el sonido de las letras en una frecuencia imperceptible. El sonido está ahí, en nuestro cerebro, mudo, pero nunca ausente.