Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

¿Por qué se escribe?

Imagen
En octubre a 1919 apareció publicada una carta en el número uno de la revista Littérature. Louis Aragon, André Breton y Philipe Soupault, directores de la publicación, se dirigían a los representantes más cualificados de las diversas tendencias de la literatura contemporánea, preguntándoles: ¿Por qué escribe usted? De los cien autores a los que se dirigió la carta, respondieron setenta y cinco. He aquí algunas de las contestaciones.
Jacques Copeau: Tengo muy poco tiempo para escribir. Por eso me esfuerzo en escribir sólo para decir alguna cosa.
Paul Valéry: Por debilidad.
Max Jacob: ¡Para escribir mejor!
Paul Morand: Escribo para ser rico y para ser estimado.
André Doderet: Escribo para no pensar.
Knut Hamsun: Escribo para acortar el tiempo.
Las respuestas, que los surrealistas consideraron decepcionantes, fueron publicadas en la revista por orden de mediocridad.
En el año 1985, los responsables de Libération volvieron a plantear la cuestión, pero esta vez la pregunta se dirigió a escritore…

Un espectáculo de marionetas el Día de Navidad

Imagen
Era día de Navidad y mientras los padres dormían tras una gran comida y un exceso de cerveza y ron, los niños corrían por el vecindario: Los afortunados presumiendo de sus juguetes, otros apiñándose alrededor de un jovenzuelo con su propia bicicleta nueva.
"¡Pedro! Entra y vístete o vas a perderte el espectáculo de títeres!", llamaba una madre desde la puerta de una pequeña casucha de tejado de zinc.
Sólo hizo falta una llamada para que Pedro se apresurara a su casa. Y eso hicieron el resto de los niños, incluso aquellos cuyos padres todavía estaban roncando en la cama. Pronto hubo una columna entera de niños del barrio dirigiéndose por caminos enfangados, más allá de las cloacas abiertas, vestidos con sus más elegantes ropas de Navidad. ¿Quién notaba los olores de los orines? ¿Quién caminaba entre baches llenos de barro? ¡Qué era eso comparado con el Gran espectáculo de Títeres de la Barba Blanca en el centro municipal! Había muchos Pedros, Joaos, Juanes y Marías, Lucios y Ve…

Biblia

Imagen
El nombre de la Biblia proviene del griego Biblia, “libros”, plural de biblio, “libro”, que a su vez deriva del nombre de la ciudad fenicia Byblos de la que procedía el material sobre el que se escribía en la antigüedad. Se trataba de un papiro (origen de la palabra papel), realizado a partir de la planta de caña del mismo nombre. Las primeras versiones del Antiguo Testamento se escribieron en papiros que se conservaban en rollos. Desde el siglo IV hasta la Edad Media se utilizó el pergamino, fabricado con pieles de animales, que se conservaba mejor.
Ningún otro libro ha influido tanto en la cultura e historia de Europa como la Biblia. Los conocimientos que transmite la Biblia conforman el mayor sustrato común del mundo occidental, aunque también hayan servido para provocar enfrentamientos durante siglos sobre los temas compartidos: judíos contra cristianos, la Iglesia Oriental contra la Occidental, católicos contra protestantes. La Biblia ha sido utilizada para justificar algunos de l…

La Metamorfosis

Imagen

Sentir la nada

Imagen
Sentir la nada



Impregnarse de su gélido aliento


Sucumbir al desánimo


Mirar en derredor y no ver


Vivir la nada


Caminar con el vacío adherido al alma


Recorrer un destino absurdo


Solo, con el dolor


Matar la nada



Ernest y Hadley

Imagen
El libro Fiesta de Ernest Hemingwaytiene esta dedicatoria: “A Hadley y a John Hadley Nicanor”. En 1920, el escritor se casó con Elizabeth Hadley Richardson, ella tenía 29 años y Hemingway 21. Ernest ganaba entonces 40 dólares mensuales, aunque Hadley contribuía con sus 3.000 anuales por dividendos de acciones. El matrimonio se marchó a París, una etapa que queda reflejada en Paris era una fiesta. Fue una época dorada para la pareja y nació John Hadley Nicanor, su primer hijo. Su historia de amor paso del “Cuando éramos muy pobres y muy felices…” al “Antes hubiera querido haberme muerto que haberme enamorado de ella”, que diría Hemingway sobre Hadley en sus memorias.

California

Imagen
California tiene ese nombre porque en el año 1535 a Hernán Cortés la vista de lo que hoy es Baja California en México, le trajo el recuerdo de Calafia, de una narración popular española. La reina Calafia gobernaba una isla llamada California, situada cerca del Paraíso Terrenal. Sus ejércitos eran solo de mujeres. Sus armas eran de oro y, montadas en alimañas, capturaban a los hombres con el fin de mantener la especie.