¿Por qué se escribe?

En octubre a 1919 apareció publicada una carta en el número uno de la revista Littérature. Louis Aragon, André Breton y Philipe Soupault, directores de la publicación, se dirigían a los representantes más cualificados de las diversas tendencias de la literatura contemporánea, preguntándoles: ¿Por qué escribe usted? De los cien autores a los que se dirigió la carta, respondieron setenta y cinco. He aquí algunas de las contestaciones.

Jacques Copeau: Tengo muy poco tiempo para escribir. Por eso me esfuerzo en escribir sólo para decir alguna cosa.

Paul Valéry: Por debilidad.

Max Jacob: ¡Para escribir mejor!

Paul Morand: Escribo para ser rico y para ser estimado.

André Doderet: Escribo para no pensar.

Knut Hamsun: Escribo para acortar el tiempo.

Las respuestas, que los surrealistas consideraron decepcionantes, fueron publicadas en la revista por orden de mediocridad.

En el año 1985, los responsables de Libération volvieron a plantear la cuestión, pero esta vez la pregunta se dirigió a escritores de todo el mundo. Respondieron cuatrocientos autores de ochenta países y esto fue lo que dijeron algunos de ellos:

Silvina Ocampo: Escribo para ser amada.

Ray Bradbury: Hay mil razones para escribir.

Roberto Juarroz: Porqué la poesía es la conjunción más profunda del azar y el destino.

Ricardo Piglia: Porque la poesía es la forma privada de la utopía.

Osvaldo Soriano: Para compartir la soledad.

García Hortelano: Porque no soporto el vacío que es un día sin escribir.

Bryce Echenique: Escribo para que quieran más.

Juan Goytisolo: Si lo supiera, no escribiría.

Philippe Soupalt: Porque me divierte.

Leonardo Sciascia: Porque me gusta.

Francoise Sagan: Porque adoro eso.

Mary McCarty: Porque sé como hacerlo.

Roa Bastos: Para evitar que al miedo de la muerte se agregue el miedo a la vida.

Lawrence Durrell: A pregunta idiota, respuesta idiota: escribo para vigilarme.

José Donoso: Escribo para saber por qué escribo.

Enrique Lihn: Escribo porque escribo.

Alvaro Mutis: Escribo por asco de mí mismo y del mundo.

García Márquez: Para que mis amigos me quieran más.

Doris Lessing: Porque soy un animal escribiente.

Henri Michaux: Escribo para que lo real se vuelva inofensivo.

William Faulkner: Escribo para ganarme la vida.

Carlos Fuentes: Porque es una de las raras cosas que sé hacer.

Gunter Grass: Porque no puedo hacer otra cosa.

Graham Greene: Por necesidad.

Danilo Kis: Para sobrevivir.

Samuel Beckett: Porque sólo sirvo para eso.

Rachid Boudjedra: Escribo para no tener frío.



Personalmente, me adhiero a la respuesta de Jorge Luis Borges: Escribo porque para mí no existe otro destino.

Comentarios

  1. Yo me identifico con la respuesta de Henri Michaux: Escribo para que lo real se vuelva inofensivo. Aunque hay otros que también me resuenan, pero esto es lo que mejor me explica.

    Me ha encantado el post.

    ResponderEliminar
  2. Hola, quizás os interese saber que tenemos una colección que incluye el relato 'To Room Nineteen' de Doris Lessing en versión original conjuntamente con el relato 'Recitatif' de Toni Morrison.

    El formato de esta colección es innovador porque permite leer directamente la obra en inglés sin necesidad de usar el diccionario al integrarse un glosario en cada página.

    Tenéis más info de este relato y de la colección Read&Listen en http://www.ponsidiomas.com/catalogo/toni-morrison---doris-lessing.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tú eres el destinatario de este blog y tu opinión, siempre que sea respetuosa y relacionada con el tema de cada post, nos interesa a todos. El resto, se suprimirá.