Cartilla para escribir en seis días, segunda parte

Tal fue el éxito de la Cartilla para escribir en seis días, que su autor Pedro Martínez Baselga se animó a elaborar una segunda parte con la que se pretendía conseguir una caligrafía armoniosa y más rápida en su ejecución. Esta cartilla de escritura enlazada se presentó en Zaragoza en 1907 y buscaba ser útil a niños, adultos, hombres de negocios y de carrera que desearan mejorar su letra en pocos días.

La Cartilla para escribir en seis días. Escritura enlazada, intentaba desterrar los malos hábitos de escritura que, según Baselga, eran comunes en los españoles del momento. Su propuesta era suprimir el uso de papel pautado y la copia mecánica de muestras caligráficas. El autor recomendaba los dictados y las redacciones como forma para vaciar el pensamiento y adquirir una letra propia. Siguiendo el método de escritura razonada expuesto en la cartilla de Baselga se conseguía rapidez y soltura en los gestos al no tener que levantar la pluma del papel ni volver hacia atrás para completar las letras, lográndose así mayor fluidez en la escritura y una letra elegante y clara.

Es encomiable el esfuerzo que realizó Pedro Martínez Baselga para erradicar el analfabetismo en España con su sencillo método. Lamentaba profundamente que de los dieciocho millones de habitantes que poblaban nuestro país en su época doce, ¡doce!, fueran analfabetos. Bastaba con que cada uno de los que sabían escribir transmitiera su conocimiento a dos personas analfabetas para resolver el grave problema. Se trataba, según Baselga, de un asunto de honor nacional.



*El Museo Pedagógico de Aragón, bajo la supervisión de Víctor Juan, ha publicado la edición facsímil del original impreso en Zaragoza en 1097.

Comentarios