Triste realidad

Cartel de protesta en la Biblioteca Pública de Zaragoza.

Comentarios