Proyecto de escritura de Hans Ulrich Olbrist

Olafur Eliasson
A raíz de un informe que revelaba que la mitad de los niños italianos tienen dificultades para escribir a mano, el semiólogo y novelista Umberto Eco dio la voz de alarma, lamentando la crisis que padece la escritura a mano: la caligrafía, que él practica desde sus primeros años escolares. El escritor Hans Ulrich Obrist considera que la tecnología puede ayudar a revivirla. Por eso, desde diciembre del año pasado, Obrist se dedica a publicar fotos de mensajes escritos a mano por los artistas, escritores y arquitectos con los que se encuentra regularmente, y el resultado es una mezcla heterogénea de comunicados de Ai Weiwei, Yoko Ono, Michael Stipe, Douglas Coupland, Gustav Metzger y Marina Abramovic, entre muchos otros.
El proyecto se inició de manera fortuita: ocurrió en una visita al estudio del artista Ryan Trecartin, cuando Obrist se inscribió en la red online Photo sharing por recomendación suya y se instaló la aplicación en el teléfono. Así comenzó, aunque la idea del proyecto llegó después, al recordar el llamamiento de Eco pidiendo que la escritura no desaparezca. Entonces lo vio claro y pensó que sería bueno utilizar las redes sociales y los medios técnicos para celebrar la belleza de la escritura.
Obrist deja patente que no es contrario a la tecnología digital y piensa que deberíamos encontrar la forma de sustituir la tinta y el papel con aparatos digitales. En su nuevo proyecto: 89plus, que inició junto a Simon Castets y que celebra el trabajo de artistas nacidos después de 1989, se descubren nuevas formas de literatura digital. Una de estas formas es la que él practica: escanea y envía mensajes escritos a mano.

Comentarios