Te trataré como a una reina

“Te trataré como a una reina” es la letra de un bolero compuesto para Bella y como título de la obra de Rosa Montero no puede resultar más adecuado, porque la novela, al igual que un bolero, es el relato de unos amores que duelen, que dejan cicatrices en el alma.
Los personajes viven en un escenario decadente, en las ruinas de un pasado que, sin ser esplendoroso, estaba iluminado por la luz de los sueños, por la promesa de un futuro donde las ilusiones se materializarían dándole sentido a la vida.
Bella canta en un local nocturno, cerca del barrio chino. El Desiré Club es un cadáver que hiede, con las bombillas rotas, la moqueta sucia y los retretes atrancados. Viejos nostálgicos, noctámbulos solitarios y jóvenes drogados son su clientela. Entre la pintura descascarillada de este escenario transcurren unas vidas marcadas, que a lo largo de la trama se irán entrelazando hasta construir un único y demoledor vínculo.
Rosa Montero describe con magistral habilidad dos mundos: el exterior y el interior de cada personaje, y el lector recorre esos universos remotos que un día se alinearán en el punto en que estalla la tragedia.
El paso lento de los aconteceres cotidianos se acelera con un final trepidante, donde se ligan cabos y se hace la luz, que no es más que un fugaz destello antes de devolver a los personajes a la más absoluta oscuridad.
Título de la obra: Te trataré como a una reina
Autora: Rosa Montero
Editorial: Seix Barral
Páginas: 245
Año: 1983

Comentarios