La señora Isabel


Coincidimos en el patio del edificio. Yo entro cargada con las bolsas de la compra, ella me saluda alegre e introduce la llave en su buzón. “Espero carta de mi novio, que está haciendo la mili en África”, me dice. Yo asiento con una sonrisa. La señora Isabel tiene ochenta y seis años y ha recibido una carta del doctor Alzheimer.

Comentarios