Un viaje de novios

Marzo de 1881, Emilia Pardo Bazán escribe Un viaje de novios aprovechando un viaje al balneario de Vichy. La novela narra las aventuras y desventuras de Lucía, una joven leonesa de dieciocho años, hija de un rico comerciante, que contrae matrimonio con un cuarentón, Aurelio Miranda, hecho a la vida fácil y con el patrimonio diezmado por la ociosidad y los placeres, pero aún de buen ver.
Lucía es una muchacha provinciana, educada con unos rígidos valores morales y cristianos. Durante el viaje de novios proyectado tras la boda, una serie de circunstancias darán un giro imprevisto a su existencia. Conocerá el amor, con sus mieles y su dolor, y renunciará a la vida que desea para vivir otra: una que la sociedad le impone como correcta, la que se ajusta a los convencionalismos de la época. Una época en que la mujer pasaba de estar bajo la potestad del padre a la del marido; donde no tenía derechos, solo deberes.
Emilia Pardo Bazán sabía bien de qué hablaba al crear a Lucía, pues ella se casó a los diecisiete años con José Quiroga. Quizás por eso logra describir con habilidad los sentimientos de su joven protagonista y nos cuenta con un lenguaje cuidado y detallista las vicisitudes de un viaje de novios un tanto peculiar. Pardo Bazán utiliza las descripciones extensas, la objetividad narrativa, la denuncia social y el pesimismo, rasgos típicos del naturalismo literario. También deja presente su talante feminista, porque además de una gran intelectual, Emilia Pardo Bazán fue una firme defensora de la igualdad de la mujer, de su derecho a acceder a la cultura. Así quedó demostrado en el que, probablemente, es el libro más importante y menos conocido del feminismo español: La España moderna en la mujer española.
A Emilia Pardo Bazán su título de condesa le facilitó mucho las cosas en un tiempo en que las mujeres carecían de derechos, pudo dedicarse a escribir y pudo firmar las obras con su propio nombre y no con el de su marido, como otras muchas, sin embargo, se le negó por tres veces la entrada a la Real Academia de la Lengua.

Comentarios