El buen amor

El buen amor es un libro especial, una historia que no sé cómo calificar por la cantidad de caminos que incorpora, por la forma magistral en que está narrada, por su crudeza y su ternura, por su pesimismo y su alegría.
El buen amor hechiza, seduce, obliga a leer de un tirón las cosas que ocurren en la cabeza de Víctor y en su corazón de viejo que quiere vivir antes de morir.
Víctor establece un monólogo íntimo y sincero con el lector, le expone sus miedos, sus dudas. No oculta nada de sí porque necesita explicarse para poderse entender. Víctor nos conmueve, nos asusta, nos involucra en su existencia, y al final acabamos entendiendo sus razones, su melancolía, su frustración y esa pena por los días perdidos que no volverán, por el tiempo desperdiciado, por el amor no correspondido, por la necesidad de cariño que todos llevamos dentro y que convierte a Víctor, pese a sus atroces actos, en una víctima, quién sabe si de sí misma.
Olga Bernad nos presenta a su personaje y deja que se describa con sus propias palabras, las de un jubilado que hace repaso de su vida mediocre, casado con una mujer que nunca le ha aportado nada, descontento con todo, sin alicientes, sin rumbo. Solo la ilusión del amor pondrá un destello de luz en su rutina y a la vez dejará al descubierto un desolado paisaje de soledad y amargura. La locura será el remedio para una realidad que no gusta, que obliga a ser indiferente para poder soportarla.
Olga Bernad consigue cautivar y conmover gracias a su talento narrativo y a una enorme sensibilidad para describirnos los entresijos del alma humana.
Título: El buen amor
Autora: Olga Bernad
Editorial: Ediciones Nuevos Rumbos
Páginas: 125

Comentarios