Lo que me queda por vivir


En su novela Lo que nos queda por vivir, Elvira Lindo nos sumerge en el universo de Antonia, una mujer joven, perdida en la vida que ha escogido vivir: madre de un niño de corta edad; víctima de la indecisión de un marido que se va, vuelve y no resuelve dónde quedarse; de su propia indecisión, provocada por la inseguridad de ignorar quién es y hasta dónde puede llegar.
Elvira Lindo disecciona el alma de su personaje, nos muestra cada átomo de esa personalidad intangible para que podamos entenderla, nos lleva por el pasado; por la infancia, que es ese jardín en el que jugamos durante toda la vida; por el presente, que se convierte en el escenario donde ajustamos cuentas con el pasado; por el futuro, que solo existe si hemos sabido salir airosos de esa batalla, si hemos logrado conocernos y trazar una ruta para nuestro destino.
Antonia se muestra con el corazón desangrado por mil heridas: la orfandad, la soledad, la responsabilidad de cuidar a un hijo, los errores acumulados que suman penas, los inquietantes dilemas… Intenta encontrar en sí misma las claves que le permitan vivir y opta por el camino más arduo, por un viaje interior hacia las simas oscuras que solo uno puede iluminar. Antonia descubre que es una mujer fuerte, que dispone de los recursos precisos para enmendar los errores cometidos. Además, tiene un hijo. Gabriel será su acicate, el motor que dé impulso a sus anhelos, su amor la redimirá, ayudándola a salir a flote.
Elvira Lindo se descubre en esta novela como una escritora madura, con extraordinaria capacidad analítica, con resortes para conmover y destreza para añadir belleza a la narración a través de las palabras. Lo que me queda por vivir es un canto a la esperanza, a las ganas de seguir adelante, cueste lo que cueste, sin rendirse. Porque los caminos de la vida se eligen. Porque es posible cambiar de camino.
Título: Lo que me queda por vivir
Autora: Elvira Lindo
Editorial: Seix Barral, Biblioteca Breve.
Año: 2010
Páginas: 267

Comentarios