Ir al contenido principal

El "Fahrenheit 451" de Elizabeth Perez

En el mundo futurista de Fahrenheit 451, los libros son objetos prohibidos y los bomberos se encargan de convertirlos en cenizas. De los centenares de portadas que se han diseñado para la famosa obra de Ray Bradbury, la que realizó Elizabeth Perez para The Austin Creative Department es de las mejores por su tremenda originalidad. En cada ejemplar, la última cifra del título es una cerilla que el lector puede encender utilizando el lomo del libro y manifestar así su pasión por la novela incinerándola.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El tamaño del mundo

El tamaño del mundo, novela de Ramón Acín, es una historia de guerras, una historia de vidas, de vidas en la guerra, de guerras que invaden las vidas de las personas y las anegan de dolor y sufrimiento.
Julián es un niño al que su tío Pedro, superviviente de la guerra de Cuba, instruye en el pacifismo: «Las guerras solo las padecen de verdad los pobres, sean soldados o civiles, porque para los jefes militares el hecho de planearlas es un juego y para los políticos que las conciben con anterioridad, una mina para sus fortunas». Julián, nacido en Monte Oscuro, entre montañas y gente endurecida por una realidad difícil, se forjó un carácter independiente y fuerte; amante de la justicia, la dignidad y el trabajo, pretendió encontrar «el lugar en el mundo» que le aconsejaba su tío, pero un destino inflexible tejía planes para todos los que vivieron aquellos años difíciles y crispados en una España que se desmoronaba. El horizonte se tornó negro e incierto.
En Europa, la revolución rusa prop…

La noche antes de irse

Aureliano Mercader se convierte en el protagonista de La noche antes de irse, cuando se indaga sobre su vida.
La petición: «Mira qué fue de Aureliano Mercader» es un encargo envenenado que obligará a perseguir su rastro, a profundizar en su biografía y así, con olfato de sabueso, entre datos, recuerdos, documentos y fotos se va construyendo la identidad de un hombre que emerge entre la niebla del tiempo.
De esta manera conocemos los orígenes oscenses de Aureliano, su estancia en el seminario de Belchite, sus andanzas políticas en Barcelona, su paso por la universidad romana de San Anselmo, su huída a Australia, sus estudios de arte, su amistad con Ramón Rius o el final de sus días en el asilo St. Leonard’s-on-Sea, compartiendo vejez con otros ancianos y con su reencontrado amigo. Algunas pistas llegan a emparentarlo con Ramón Mercader, el asesino de Troski, pero sin poder confirmar el valor de esta teoría, el vínculo se reduce a meras habladurías.
Ramón Acín ha tejido una historia en tor…