Un editor turco publica la versión sin censura de El retrato de Dorian Gray

La semana de los libros prohibidos es una iniciativa que surge en 1982, promovida por la activista Judith Krug. La semana es una campaña internacional que recuerda a los lectores la importancia de la libertad de expresión. Una ocasión más para tener presente que a veces hay que luchar para conseguir la libertad de poder leer libros. La campaña va dirigida a dar relevancia a las personas que ayudan a levantar prohibiciones sobre ellos.
En Turquía, tras el golpe de estado del 12 de septiembre de 1980, generales y políticos se aliaron con los censores para evitar que libros “peligrosos” llegaran al público. Muchas personas narran que quemaron libros en las estufas para escapar de la persecución de las autoridades.
La semana elegida para estos actos pro libertad literaria es la última del mes de septiembre y este año se han desarrollado del 21 al 28 de septiembre. La sorpresa durante el evento de este año ha sido la presentación de una versión sin censura de la novela clásica de Wilde "El retrato de Dorian Gray", que la editorial Everest de Turquía ha publicado. El libro está traducido por Ülker İnce y permite al lector disfrutar de la lírica prosa de Wilde.
"El retrato de Dorian Gray" es un libro difícil de leer y complicado para traducir. Desde sus primeras ediciones, del libro se han eliminado muchas frases para escapar de la censura y de posibles acusaciones, muchos de nosotros no hemos leído la obra original.
La historia editorial de "El retrato de Dorian Gray" también resulta fascinante. Wilde comenzó a escribirlo en 1889 y envió su manuscrito a Lippincott mensualmente, la prestigiosa revista literaria lo publicó en 1890. Antes de que llegase al público británico, el manuscrito de Wilde experimentó una serie de cambios. El editor, J. M. Stoddart, había suprimido 500 palabras del texto original. Según ha manifestado Nicholas Frankel, de Harvard University Press y editor de la edición sin censura, "Nunca vi ninguna de las ediciones originales de la novela de Wilde hasta que abrí su copia personal de la revista mensual de Lippincott".
Después de hacerse popular entre los lectores de la revista, "El retrato de Dorian Gray" se editó en forma de libro en 1891. Para llegar a un público más amplio, Wilde se vio obligado a poner en peligro algunos de los elementos más audaces de su arte. Wilde había modificado el estilo erótico de la narrativa y suprimido numerosas referencias a la sexualidad. Fue un compromiso necesario, pues ser popular y promover sus ideas estéticas a las masas era de suma importancia para él.
La versión sin censura sigue el manuscrito original de Wilde. "Presenta la novela como Wilde la había previsto en la primavera de 1890, antes de que Stoddart comenzase a trabajar con su lápiz censor y antes de que Wilde practicase en ella la autocensura, cuando se revisó y amplió por Ward, Lock, and Company", explica Frankel.
La edición sin censura de esta novela es motivo de celebración. Reivindica la importancia de no prohibir libros o restringir la libertad de expresión y destaca la imposibilidad de impedir que los lectores accedan a ideas consideradas peligrosas. En la era digital, los manuscritos logran sobrevivir una forma u otra.

Comentarios