Aborrecer la lectura


Una de las mejores prácticas que podemos inculcarle a un niño es la lectura. Leer es una actividad placentera que nos abre las puertas a un universo de sensaciones, imágenes y vivencias apasionantes.  Leer desarrolla nuestra capacidad verbal, de comprensión y de razonamiento; nos fuerza a extraer conclusiones, a tener criterio; fomenta la imaginación; instruye.
Todo el saber humano se recoge en los libros, por eso son tan importantes para la sociedad.
En los planes educativos, la lectura tiene como objetivo crear individuos adaptados al sistema imperante y que los alumnos aborrezcan los libros.
Alguien elabora una lista de libros a leer en cada curso. Quiero pensar que lo hace en el convencimiento de que esas historias serán del agrado de todos los chavales de la clase. No se tienen en cuenta los gustos y la personalidad de cada uno de ellos. El libro elegido debe leerse en un tiempo determinado, algo que obliga a ajustar el ritmo personal de lectura a las exigencias establecidas.
Resultado: leyendo por obligación algo que no nos interesa, se acaba por abominar de los libros.

 


Comentarios