Derechos de los escritores

Los derechos de los escritores sobre la publicación de sus obras fueron protegidos por las leyes de imprenta -ídem Ley y Orden de 1763, artículo segundo: "mando, que de aquí adelante no se conceda á nadie privilegio exclusivo para imprimir ningún libro, sino al mismo autor que lo haya compuesto"-. En 1764 se estableció la posibilidad de que "los privilegios concedidos á los autores de libros pasen á sus herederos, no siendo Comunidad ó Mano-muerta" (Ley XXV).

Comentarios