La Sima

El sumario 167 de 1937 del Juzgado de Primera Instancia de Instrucción nº 1 recoge los pormenores relativos a la desaparición de parte de la familia Sagardía Goñi, la investigación de los hechos acaecidos, los testimonios de testigos y las conclusiones de un caso sobrecogedor. Juana Josefa Goñi Sagardía desapareció el 30 de agosto de 1936. No iba sola, estaba embarazada de siete meses, y la acompañaban seis hijos menores de edad: Joaquín de 16 años, Antonio de 12, Pedro de 9, Martina de 6, José de 3 y Asunción de 2. Las sospechas indican que fueron arrojados a la sima Legarrea, de unos 50 metros de profundidad, en el término navarro de Gaztelu.
El supuesto crimen no dejaría de ser uno más entre los miles que se produjeron durante la Guerra Civil española, ni se habría investigado, de no ser porque la familia tuvo un pariente poderoso: el general Antonio Sagardía Ramos, miembro destacado del Alzamiento, apodado “El carnicero de Pallars” y el “Botxí” (verdugo) por la sangrienta represión que llevó a cabo en Cataluña, participó en las negociaciones que se desarrollaron en Berlín para negociar la neutralidad española en la Segunda Guerra Mundial, llegó a ser inspector general de la Policía Armada y de Tránsito y gobernador militar de Cartagena. Ningún documento lo confirma, pero su intervención en la sombra parece más que probable interesándose por el destino de sus familiares.
Todos los habitantes de la comarca conocían lo ocurrido, aunque un pacto de silencio y las mentiras que se fabricaron para encubrir el suceso consiguieron que la ¿Justicia? no lograra esclarecer los hechos, y el delito fuera sobreseído de forma provisional en 1946 por la audiencia de Navarra. En las declaraciones de algunos vecinos del pueblo se dice que a Juana Josefa se la invitó a abandonar Gaztelu por indeseable, ya que se dedicaba a robar en los huertos y en alguna ocasión incluso robó alguna gallina. Ella y su prole se cobijaron en una choza construida con ramajes a las afueras del pueblo y peligrosamente cerca de una sima. La chabola apareció quemada y, según los rumores, la familia fue arrojada por la sima de Legarrea.
Testimonios contradictorios, descrédito injustificado de las víctimas, hechos que no concuerdan, falta de un reconocimiento exhaustivo de la sima, el hecho de que se aprovechara la ausencia del marido para expulsar a la familia, dilaciones injustificadas en el procedimiento judicial, la muerte violenta de algunos imputados en la causa, un anónimo que centra el foco sobre la Guardia Civil… Todo son incógnitas. Las respuestas siguen en el fondo de la sima.
Jose Mari Esparza Zabalegi es fundador de la sociedad Altaffaylla, de AFAN (Asociación de Familiares de Asesinados Navarros) y de la Fundación Euskal Memoria, también es el autor de La Sima, una historia en la que recopila datos del sumario, actas, documentación cartográfica, testimonios y hechos históricos que iluminan largos años de silencio con la esperanza de rescatar la memoria de unas gentes que sufrieron la injusticia más infame.
Título: La Sima. ¿Qué fue de la familia Sagardía?
Autor: Jose Mari Esparza Zabalegi
Editorial: Txalaparta
Páginas: 167


*Antropólogos de la Sociedad Aranzadi han comenzado a rescatar en la sima de Legarrea unos restos humanos infantiles, probablemente sean los de alguno de los hijos de Juana Josefa Goñi. 

Comentarios