Espuelas de papel

No es frecuente, pero a veces, alguien se encuentra una joya en el suelo de un mercadillo ambulante, intuye el valor que hay bajo el polvo de la cubierta y comparte el hallazgo con los amigos. Así llegó a mis manos la novela Espuelas de papel, de Olga Merino.
Hace mucho tiempo que la emoción no se derrama de mis ojos mientras leo, pero esta historia me ha conmovido en lo más hondo, dejándome en el recuerdo un poso de belleza dolorida y anhelante.
Espuelas de papel narra la vida de la joven Juana, y las miserias de una familia andaluza con demasiadas bocas que alimentar, sumida en el horror cotidiano, herida de muerte por la vida. La posguerra española muestra su cara más cruel en la Puebla del Acebuche, un pueblecito sevillano. Cuerpos endebles, siempre con hambre y miedo. Miedo al destino infame que acecha, roba las ilusiones y tritura la esperanza hasta convertirla en añicos polvorientos. Olga Merino trastoca la tragedia en poesía brillante, en belleza contumaz que se yergue sobre el drama, y envuelve con palabras de celofán las aristas más afiladas de la realidad.
La emigración no es una opción cuando la hambruna araña las tripas, y en Barcelona hay posibilidades de comer para la familia Merchán. Un escenario distinto donde convivir con la misma miseria, pero con un hilo de esperanza que lleva al futuro.
Espuelas de papel es un libro maravilloso, de los que jamás se olvidan, pues se quedan adheridos a los poros del alma. Las vidas de los personajes se entremezclan con el tiempo y construyen una trama con retales magníficamente cosidos, hasta crear una narración absorbente, intima y llena de delicada magia.
 
Título: Espuelas de papel
Autora: Olga Merino
Editorial: Santillana Ediciones
Páginas: 331

Comentarios