Maldita pena




Te miro y siento pena

por ti, por mí, por los dos.

Todo puede cambiar en un instante.

Salta la chispa de la pasión

y prende el fuego en lo yermo.

Me iré entonces

a consumirme en esa hoguera,

hasta que las llamas se extingan,

y vuelta a empezar.

Soy una mariposa

en eterna búsqueda de luz.

Comentarios