Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2015

Bueno, malo

Imagen
Blanco, negro.
Mi cabeza es un torbellino
porque mi corazón se escinde
en atomizadas partículas.
Bueno, malo.
La relatividad afecta a la percepción humana
y nos ofrece prismas
con realidades distintas.
Bien, mal.
Solo la conciencia es juez
para dictaminar sentencias
que solo al alma atañen.

La rosa

Imagen
La rosa estaba muy enfadada. Detestaba a los enamorados, abominaba de esos días marcados en el calendario de la floristería con un histriónico color rojo. No soportaba las narices que aspiraban sus pétalos y se estremecía cuando una mano la cogía por la corola para esquivar sus espinas. Para colmo, se hacía vieja. No es que ella deseara vivir por siempre. La rosa se sabía mortal, era consciente de que el tiempo y las inclemencias ambientales terminarían con ella. Había sido la reina del invernadero y ahora su hermosura declinaba. Todos sus átomos temblaban al pensar que tras ella vendrían otras, más bellas y más puras, que la reemplazarían.

El no ser perfecta, me hiere

Imagen
El no ser perfecta, me hiere, escribía Sylvia Plath en su Diario en 1957. Sylvia y su enfermiza obsesión por ser perfecta, por ser la mejor en la vida y en la poesía. Lástima que su condición humana le impidiera lograr tan magno objetivo, una meta que se volvió contra ella y la destruyó.
Corta fue su estancia en este mundo, Sylvia nació en Boston en 1932 y se suicidó en Londres en noviembre de 1963. A los ocho años ya publicó su primer poema en un diario de Boston. Ella, estudiante distinguida, trabajó sin descanso hasta encontrar su estilo.
El fracaso de su relación con el poeta inglés Ted Hughes le provoca un estado de crítica alienación. El matrimonio detonó el material explosivo de su mente, un desengaño que intentó compensar con una furiosa búsqueda de la perfección artística. Su personalidad se desintegraba afectando a sus escritos. No puede tener hijos, otro fallo. Demasiadas taras para ser perfecta. Quizás solo le quedase el triunfo final del suicidio.
Toda la obra de Sylvia Plat…