#Dead7

Katinka recibe una invitación en Twitter para jugar a Dead7, una aventura convertida en trending topic que arrasa en la Red, pero se acerca la Navidad y ella prefiere pasar unos románticos días con su novio en vez de enfrascarse en un estúpido juego. Los padres de Katinka acaban de divorciarse y ella es una adolescente de dieciséis años que intenta adaptarse a las actuales circunstancias de su vida. Ha dejado Madrid para irse con su madre a un pequeño pueblo y ha interrumpido su carrera como bailarina clásica hasta que pueda ir a Londres a proseguir sus estudios de danza. Eloy es el chico con el que sale desde hace un par de meses, un contrapunto que convierte su aburrida existencia en llevadera.
La jugarreta de una compañera de instituto llevará a la pareja hasta la Casa del Marqués, la antigua residencia veraniega de un aristócrata venido a menos, es el lugar elegido para que los concursantes de Dead7 inicien la competición. Siete jugadores y un vencedor que ganará 1 777 777 euros si en cinco días consigue eliminar a sus contrincantes, para ello tendrá que matarlos, pues solo uno de los participantes en este reto puede quedar vivo. Katinka se ve involucrada en esta aventura sin quererlo y deberá acompañar a Eloy, Tamara, David, Susana, Román, Alfredo y Patricia en una serie de pruebas destinadas a sobrevivir a cualquier precio. Las reglas del juego desconciertan a los jóvenes participantes, pero las circunstancias que han de afrontar se vuelven tan tensas que el instinto de supervivencia se impondrá.
En una antigua prisión, con ventanales enrejados, largos corredores y pequeñas celdas, los jóvenes ponen a prueba su resistencia física y mental, las esperanzas de salir vivos se diluyen por momentos. En este tétrico escenario reinan los patrocinadores del juego, que observan desde su trono de poder y controlan la situación. El tiempo corre implacable, la sensación de indefensión resulta frustrante y el miedo causa estragos cuando la trama da un giro inesperado. A partir de aquí los ánimos se desquician. El juego no es juego, es un plan urdido desde hace tiempo para cambiar el mundo, donde solo tienen cabida los mejores y más fuertes.
Anabel Botella ha escrito una historia de acción trepidante, muy visual. La escenografía de videojuego, aderezada con música de Bon Jovi, The Doors o AC/DC, contribuye a crear una atmósfera asfixiante, donde los personajes-jugadores llevan al límite sus decisiones y traspasan fronteras éticas y legales, no ya para ganar en el diabólico juego en el que participan, sino para no perder la vida. Ana Botella juega con el lector, le involucra en Dead7 y le obliga a sufrir el estrés que se vive al estar en la antesala de la muerte.
 
Título: #Dead7
Autora: Anabel Botella
Editorial: Everest
Páginas: 323

Comentarios