La ciudad de las damas

Cristina de Pizán es la primera mujer a la que cabe considerar escritora profesional. Viuda a los veinticinco años y con tres hijos pequeños a su cargo, sacó adelante a su familia gracias al pago que recibió por sus escritos. Su educación en la corte de Carlos V de Valois, rey de Francia, su talento, su erudición y su capacidad de trabajo le permitieron alumbrar una extensa obra, que la hizo ser famosa y apreciada en toda Europa.

De las treinta y siete obras que se conservan de Cristina de Pizán, La Ciudad de las damas (1405) es el título del libro por el que más se conoce a la autora. En este trabajo, Cristina de Pizán rebate la extendida creencia en la época de que la mujer carece de una naturaleza moral y es intrínsecamente perversa.

Al comienzo de su libro, Cristina de Pizán lamenta que no hay texto que esté exento de misoginia y admite haberse fiado más del juicio ajeno que de lo que sabía y sentía en mi ser de mujer. Sumida en estas reflexiones se encuentra cuando recibe la visita de «tres Damas coronadas de muy alto rango» cuyo resplandor ilumina toda la habitación. Estas damas son: Razón, Derechura y Justicia, que le proponen erigir una ciudad para acoger a todas las mujeres: «una Ciudad levantada y edificada para todas las mujeres de mérito, las de ayer, hoy y mañana».

Razón, Derechura y Justicia proveen a la escritora de las mejores piedras para construir la Ciudad, una Ciudad que fundarás con nuestra ayuda nunca volverá a la nada sino que siempre permanecerá floreciente; pese a la envidia de sus enemigos, resistirá muchos asaltos, sin ser jamás tomada o vencida. En un profundo foso se enterrarán todos los prejuicios que los hombres han divulgado sobre las mujeres y quedarán al descubierto sus insidiosas mentiras. Los cimientos, las murallas, los palacios y mansiones se construirán con esas mujeres anónimas que han llevado a cabo meritorias gestas y también con aquellas mujeres que han pasado a la historia dejando constancia de su enorme valía: Safo, Semíramis, María Magdalena, la emperatriz Nicaula… De esta forma se elabora una genealogía femenina que todavía sigue vigente en la actualidad, pues en ella encontramos a las representantes destacadas del movimiento de emancipación de la mujer.

La Ciudad erigida por Cristina de Pizán con la ayuda de las tres Damas es mucho más que un recinto que protege a las mujeres, es un espacio de relaciones sociales regidas por el derecho. Quedan aún lejos los conceptos de ciudadanía y de feminismo, pero Cristina de Pizán ya ejerce de ciudadana. Alza su voz para rebatir con argumentos la subordinación en el orden social de las mujeres y reivindica para ellas el derecho fundamental del que derivan los demás: el reconocimiento de la condición de persona, con la dignidad que implica, y con las cualidades que se atribuyen en exclusiva a los varones. También reclama como valores dignos de consideración los que se consideran propios de las mujeres y que por esta razón se denigran: la ternura, el cuidado de las personas, la ocupación en tareas menores.

La ciudad de las damas destaca por su originalidad: aporta una visión feminista e innovadora sobre en el tratamiento de los temas que afectaron a las mujeres medievales y presenta una visión contrastada de la historia de las mujeres, algo que evidencia la vasta cultura de Cristina de Pizán. La autora reivindica para las mujeres tanto el estudio como un espacio íntimo y personal donde llevar a cabo su instrucción, así como la creación literaria. Aspecto que tiempo después suscribirá Virginia Woolf en Una habitación propia.

Título: La ciudad de las damas
Autora: Cristina de Pizán
Editorial: Siruela
Páginas: 252

Comentarios