Miedos de escritores

Dostoievski le tenía horror a la oscuridad.
Alfredo de Musset a que lo sepultaran vivo.
Djuna Barnes a que alguien hiciera su apología; por el contrario, le atraía aquella persona que la atacaba o injuriaba.
Somerset Maugham se decantó por los hombres al no encontrar una mujer que igualara en belleza y personalidad a su madre.
Proust temía a la asfixia, por eso escribía sin cesar, pensando que solo así evitaría un ataque de asma.
Juan Rulfo sufría de «miedo escénico»: le tenía pavor a hablar en público.
Ernest Hemingway y Henry Miller manifestaban públicamente el odio por su madre.
Amiel se decepcionaba de una mujer al verla comer.
Balzac sufría delirios de persecución.
Vicente Aleixandre tenía ataques de agorafobia (terror a los espacios abiertos).

Comentarios