14 de marzo de 2017

Zenobia Camprubí

Zenobia Camprubí fue pareja de Juan Ramón Jiménez. Relegó su propia vida y puso toda su energía al servicio del poeta. Un poco de amor,  un poco de odio,  y luego, buenos días…, escribió. Zenobia soportó con resignación y buen humor las crisis neuróticas de Juan Ramón, su estado anímico gris y esa debilidad aprendida para lograr el cariño ajeno. Juan Ramón se lavaba las manos con agua de colonia antes de ponerse a escribir y se metía en una habitación acolchada para que ningún ruido o distracción perturbase su concentración. Necesitaba un silencio absoluto.

Zenobia mantuvo a Juan Ramón, montó un anticuario, decoraba apartamentos para alquilarlos a diplomáticos extranjeros y ella misma fregaba las escaleras. Remendaba ropa, cocinaba y enseñaba a leer y a escribir a las mujeres presas. Fue viajera, feminista, miembro destacado del Lyceum Club Femenino junto a Victoria Kent, defensora de los niños víctimas de la guerra civil. La  traductora, la correctora de estilo, el agente, la psicóloga y la madre de Juan Ramón Jiménez.

Zenobia Camprubí murió tres días después de saber que le habían concedido el Nobel a su marido. Antes de que el cáncer se la llevara, dejó por escrito las recomendaciones que tendría que seguir quien se encargase de cuidar al poeta en su ausencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tú eres el destinatario de este blog y tu opinión, siempre que sea respetuosa y relacionada con el tema de cada post, nos interesa a todos. El resto, se suprimirá.