Ir al contenido principal

Proust y Cabourg

Proust en Cabourg
Marcel Proust se hospedó en el balneario de Cabourg durante siete veranos consecutivos, entre 1907 y 1914. Necesitaba la tranquilidad más absoluta para concentrase en  la escritura y la encontró en el Grand Hotel de Cabourg, en Normandía (Francia). Tal pasión despertó en él este hotel costero, que decidió incluirlo en «Las muchachas en flor» y en «Sodoma y Gomorra» como el Gran Hotel de Balbec. Los apasionados de la obra del autor francés pueden reconocer muchos lugares de la novela en la obra y, pese a que ha sido reformado, el Grand Hotel aún guarda mucho del encanto de la Belle Époque.
Grand Hotel de Cabourg


Proust fue por primera vez a Cabourg con su abuela, en un tren que partió de la estación de Saint-Lazare, «uno de esos inmensos talleres de cristal...», triste porque su madre no les acompañaba. Se alojaron en el Grand Hotel, aunque ocuparon las habitaciones más económicas, las del último piso.

El ascensor con vistas al exterior, que conoció la mortal angustia de Proust en la interminable ascensión, desapareció hace décadas. En la actualidad, el lujoso hotel le honra con la Sala Marcel Proust, de 450 metros cuadrados. También hay un restaurante, Le Balbec, y en la terraza sobre el mar un bar llamado Du coté de chez Swan. En el hotel no hubo una, sino varias habitaciones ocupadas por Proust, dependiendo del estado de sus finanzas.
Una de las habitaciones ocupadas por Proust en el Grand Hotel


En el último piso se encuentra la buhardilla donde el escritor se refugiaba para escribir A la sombra de las muchachas en flor. Por los ojos de buey vislumbraba el paseo marítimo y sobre todo el mar, el maravilloso mar, y el cielo gris, donde «se posaba con exquisito refinamiento un leve tono rosado...». 
Salón Proust en la actualidad


Comentarios

Entradas populares de este blog

El "Fahrenheit 451" de Elizabeth Perez

En el mundo futurista de Fahrenheit 451, los libros son objetos prohibidos y los bomberos se encargan de convertirlos en cenizas. De los centenares de portadas que se han diseñado para la famosa obra de Ray Bradbury, la que realizó Elizabeth Perez para The Austin Creative Department es de las mejores por su tremenda originalidad. En cada ejemplar, la última cifra del título es una cerilla que el lector puede encender utilizando el lomo del libro y manifestar así su pasión por la novela incinerándola.

El tamaño del mundo

El tamaño del mundo, novela de Ramón Acín, es una historia de guerras, una historia de vidas, de vidas en la guerra, de guerras que invaden las vidas de las personas y las anegan de dolor y sufrimiento.
Julián es un niño al que su tío Pedro, superviviente de la guerra de Cuba, instruye en el pacifismo: «Las guerras solo las padecen de verdad los pobres, sean soldados o civiles, porque para los jefes militares el hecho de planearlas es un juego y para los políticos que las conciben con anterioridad, una mina para sus fortunas». Julián, nacido en Monte Oscuro, entre montañas y gente endurecida por una realidad difícil, se forjó un carácter independiente y fuerte; amante de la justicia, la dignidad y el trabajo, pretendió encontrar «el lugar en el mundo» que le aconsejaba su tío, pero un destino inflexible tejía planes para todos los que vivieron aquellos años difíciles y crispados en una España que se desmoronaba. El horizonte se tornó negro e incierto.
En Europa, la revolución rusa prop…

La noche antes de irse

Aureliano Mercader se convierte en el protagonista de La noche antes de irse, cuando se indaga sobre su vida.
La petición: «Mira qué fue de Aureliano Mercader» es un encargo envenenado que obligará a perseguir su rastro, a profundizar en su biografía y así, con olfato de sabueso, entre datos, recuerdos, documentos y fotos se va construyendo la identidad de un hombre que emerge entre la niebla del tiempo.
De esta manera conocemos los orígenes oscenses de Aureliano, su estancia en el seminario de Belchite, sus andanzas políticas en Barcelona, su paso por la universidad romana de San Anselmo, su huída a Australia, sus estudios de arte, su amistad con Ramón Rius o el final de sus días en el asilo St. Leonard’s-on-Sea, compartiendo vejez con otros ancianos y con su reencontrado amigo. Algunas pistas llegan a emparentarlo con Ramón Mercader, el asesino de Troski, pero sin poder confirmar el valor de esta teoría, el vínculo se reduce a meras habladurías.
Ramón Acín ha tejido una historia en tor…