Fugarse leyendo

Las bombas han abierto el cofre del tesoro. Los libros han quedado heridos, dispersos… Algún ejemplar ha salido mejor parado y aún puede leerse. ¿Qué hacer en medio de la guerra? Fugarse a otro mundo menos hostil. Vivir otras vidas. Disfrutar con un libro en las manos mientras el horror avanza.


*En la foto, un joven británico lee junto a las ruinas de una librería bombardeada por la Luftwaffe durante el Blitz. Londres, 8 de octubre de 1940. 

Comentarios