Cuestionar la calidad


Supongo que ya lo saben, pero lo reiteraré igualmente: hay escritores excepcionales, muy buenos, buenos, regulares y rematadamente malos. Sí, hay escritores que son una birria, técnicamente hablando, pero nada permite suprimirlos de un plumazo. Aunque el buen lector sabe detectarlos y dejarlos fuera de sus opciones literarias.
Solo cuestionar la calidad de los escritores, escama a muchos, se interpreta como un atentado a la libertad creativa. Dicha libertad resultaría ideal si no cobijase tanta inutilidad. Los escritores, incluso los más aclamados, unas veces lo hacen bien y otras lo hacen mal.
El mundo ha cambiado y ahora las opiniones vuelan. Las leemos en los suplementos culturales, las conocemos por la televisión, nos lo cuentan en las redes sociales y se genera una corriente de personas que reaccionan. Quizás no sea lo más deseable. Ves a saber.

Comentarios