Dónde están los críticos literarios


Ser crítico literario me parecía de adolescente un auténtico chollo: te regalaban un montón de libros y te pagaban por leerlos. La leche. Luego entendí que ser crítico literario es bastante más complicado. Implica haber leído muchísima literatura y tener una preparación académica que avale tu opinión. De igual forma puntúa saber escribir con claridad y ser ecuánime en los juicios.

Algunos autores se quejan de que el crítico se dedica a arruinar su carrera. Pero el crítico lee una obra publicada y, como cualquier otro lector, tiene derecho a opinar sobre ella. También puede favorecer las ventas de una obra al destacarla con su reseña. Se habla en ocasiones de que el crítico es un escritor frustrado. Ser lector y analista de una obra implica saber encontrar su valor o su mediocridad, y esto no tiene nada que ver con escribir un libro.

Por desgracia, la figura del crítico ha desaparecido y la crítica literaria carece de influencia. ¿Quién conoce a David Pujante, Miguel García-Posada o Ángel Crespo? Las grandes editoriales ya no destacan la opinión de los críticos, estos han sido sustituidos por  youtubersinfluencers, blogueros y tuiteros, que respaldan el bets-seller de turno.

¿Y qué hay de esos libros pequeños y bien escritos, publicados por una editorial honesta que trabaja con el corazón? Nada. Nadie los apoya ni los recomienda.

Quienes escriben sobre libros en los medios se dedican a pelotear a la editorial o al autor. Los medios viven de la literatura cine y la literatura de los medios, son una pareja de conveniencia. Y en ocasiones, los medios forman parte de un grupo mediático que invierte en literatura, así que imaginen. ¿Qué puede decir Qué leer o Babelia sobre un mal libro de la casa?

Aunque lo peor es la ausencia de buenos libros. La lista de los más vendidos es para llorar; la de los premiados, deprimente. La crítica honesta no importa, como tampoco interesa la buena literatura. Aparecen demasiados libros que no valen ni el precio del papel en el que están impresos.


Comentarios